Langreo, última parada para Titi y paréntesis para Diego Cervero

L.R. LOGROÑO.

Langreo recibe con lluvia, para eso es Asturias, enormes chimeneas que se funden entre el humo y las nubes y grandes edificios que por la noche se convierten en enormes paneles de luces. Todo eso, y la Unión Popular Langreo, que desde 1961 es la entidad más representativa de la localidad.

La UP Langreo viste los colores rojo y azul que hasta su nacimiento lucían el Racing Club Langreano y La Felguera. El nombre se eligió democráticamente en el Ayuntamiento el 4 de julio de 1961. Salió adelante por nueve votos a favor y uno en contra. Además de fusionar los colores de ambos clubes y jugar en el estadio Ganzábal (no es el actual), su escudo tomaba elementos de ambos conjuntos, Langreano y La Felguera, y debía acoger «una rueda dentada, dos picas, los colores del Club y las iniciales del mismo».

Esta humilde entidad que vive la segunda temporada en Segunda B en este siglo XX y que conoció sus mejores momentos en las décadas de los ochenta y noventa, ha sido la última parada del exblanquirrojo Javier Álvarez, Titi. El extremo ha decidido dejar el fútbol a los 31 años para evitar lesiones más graves en su rodilla. Su vida experimenta un giro absoluto. Deja el césped para adentrarse en las aulas y estudiar Fisioterapia, carrera que hace unos meses completó otro exblanquirrojo y también asturiano como es Nacho Fernández.

Langreo no ha sido punto y final para Diego Cervero, pero sí parada momentánea, ya que el ovetense ha estado entrenándose con el conjunto minero en los últimos días, los que van desde su despido en Miranda de Ebro (que está en los juzgados) y su llegada al Burgos, que se produjo este jueves. Su amistad con Michu, director deportivo del Langreo, le abrió las puertas, aunque ahora el doctor Cervero seguirá diagnosticando en la frialdad de El Plantío burgalés.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos