Jugadores y técnico piden paciencia y apelan a la extensión del campeonato

Sergio Rodríguez, Iñaki y Vitoria admiten que deben mejorar, pero piden que no se condene ya al equipo

M.G.

Paciencia, trabajar, mejoría, confianza... Son algunas de las palabras que se escucharon el domingo tras el empate de La Planilla. Los resultados logrados por la UD Logroñés no son los esperados, pero jugadores y técnicos, en este caso técnico, apelan a la longitud del torneo liguero, aunque no esconden que deben corregir el rumbo.

«Es muy pronto para dictar sentencia sobre el equipo. El año pasado ya se le sentenció y todo el mundo se equivocó. Vamos a darle un voto de confianza. Trabajamos para cambiar la mala imagen dada ante el Haro y seguiremos trabajando. ¿Previsibles? Mi opinión es que no, pero cada un tiene su opinión», decía Sergio Rodríguez en la sala de prensa del recinto calagurritano antes de alabar a sus jugadores. «Han demostrado personalidad. Nadie se ha arrugado ni se ha escondido. Es la línea que buscamos, aunque debemos trabajar en la mejora de cosas... Estoy muy satisfecho de cómo se ha competido», sentenciaba.

Ander Vitoria, autor del gol, e Iñaki Sáenz, asistente, también se expresaban con similares palabras a las del técnico. Paciencia y tiempo. La primera, la piden; la segunda la solicitan y necesitan. «El camino es muy largo. La Liga es una carrera de fondo», apuntaba el delantero vasco, que recordaba que el pasado año «comenzamos mal y mira cómo acabamos». Vitoria, titular por primera vez esta campaña, pedía «paciencia» a los aficionados. «Que nos sigan apoyando, porque nosotros lo vamos a dar todo por ellos», añadía.

Iñaki Sáenz asegura que la UDL debe dar «todo» lo que le pide la afición. «Desde el minuto uno hay que ofrecer el máximo», insistía. «No queremos cometer los errores de pasado año y luego hacer un esfuerzo superlativo, pero por ahora no se está reflejando en los partidos el trabajo de la semana. Aun así, el punto de Calahorra es importante. Hemos dado un paso, pero debemos seguir dando más. Hay que ir poco a poco porque esto es muy largo», concluía el calagurritano.