INVOLUCIÓN Y CATÁSTROFE

Txomin Barcina fue sustituido al descanso. :: s.m./
Txomin Barcina fue sustituido al descanso. :: s.m.

El Calahorra regala el partido al Langreo en una apática primera mitad Los asturianos marcaron dos goles en los primeros siete minutos aprovechando las pérdidas rojillas

calahorra. La Planilla vivió ayer un viaje al pasado, a hace un par de semanas, cuando el equipo transmitía cada vez menos, cometía errores que le costaban puntos y se embarcaba en una racha calamitosa. Como si la victoria de la jornada anterior ante el Barakaldo y la gran imagen que dejó el equipo en Lasesarre no hubiesen existido. El Calahorra involucionó en un partido que tenía que servir como confirmación del último triunfo. De haber ganado, se hubiese colocado a dos puntos del 'play off'. Pero el Calahorra regaló el partido a un Langreo que aprovechó la generosidad rojilla en una primera mitad apática, sin carácter ni ambición. Cuatro goles en contra en cuarenta y cinco minutos devolvieron al Calahorra a su cruda pasada realidad.

2 CALAHORRA

4 LANGREO

Calahorra
Gonzalo, Álvaro (Almagro, m. 46), Barrio, Cristian, Javi Duro, Parla, Gabri, Barcina (Auzmendi, m. 46), Goñi (Samuel, m. 46), Rodrigo y Eduardo Ubis.
Langreo
Imanol, Cristian, Alain, Zubiri, Álvaro, Ricardo, Nacho Calvillo, Aimar Gulín (Ríos, m. 82), Allyson (Samba, m. 73), Omar y David.
Goles
0-1, m. 4. Omar; 0-2, m. 7. David; 1-2, m. 30. Ubis; 1-3, m. 39. David; 1-4, m. 44. David; 2-4, m. 53. Nacho Calvillo (p.p.).
Árbitro
Sauleda Torrent, asistido por López Freixa y Serradelarca Serra. Mostró cartulina amarilla a Almagro, Ubis y Cristian del Calahorra y a Allyson, Alain, Álvaro, Nacho Calvillo y Ricardo.
Incidencias
Aproximadamente un millar de espectadores en La Planilla. La Peña Crianza Rojilla realizó al descanso un sorteo solidario cuyos 1.003 euros recaudados se destinarán a Cáritas Calahorra.

Resulta sorprendente cómo un equipo capaz de competir al máximo en Lasesarre ante el segundo, llega a su casa, con el supuesto impulso motivador de la victoria, y entrega los primeros minutos con indolencia y pasividad, como si el partido no importase. El Langreo sacó rédito máximo de esos compases iniciales, ya que en los primeros siete minutos ya mandaba por dos goles en el marcador. En el minuto 4, Álvaro tuvo la mala idea de jugar de tacón en el lateral del área y los asturianos robaron para colgar un centro que Omar cabeceó a gol sin oposición, entre Cristian y Javi Duro.

Poco después, Gabri, que jugó otra vez en el mediocentro, perdía el esférico para originar el segundo gol del Langreo. Más allá de ese error, la facilidad con la que los asturianos combinaron hasta que el esférico llegó a David resulta preocupante. Los fallos pueden existir, pero si no se corrigen lo antes posible la bola crece. Y creció hasta que el delantero del Langreo lanzó desde la frontal un disparo que, con mala fortuna, golpeó en Barrio y dibujó una parábola que superó por alto a Gonzalo.

Sólo siete minutos habían hecho olvidar los noventa del triunfo ante el Barakaldo. El partido ya no tenía vuelta atrás y se convirtió en caos y descontrol. Cuando el Calahorra despertó ya estaba dos goles por debajo y tuvo momentos de lucidez en esos compases posteriores al segundo tanto asturiano. Adrien Goñi mandó un disparo al poste tras una incorporación de Javi Barrio al ataque, mientras que en una acción similar posterior, el remate del mediapunta era repelido por el portero visitante y Ubis lo aprovechaba para remachar a gol, pero el colegiado lo anuló por fuera de juego.

El Calahorra apretaba y terminó por conseguir ese gol que le devolvía al partido. Cuando se cumplía la media hora de juego, Barcina robó un balón en la salida del Langreo que caía a los pies de Eduardo Ubis, que con sangre fría observaba la posición adelantada del portero y picaba por alto para recortar distancias. Un nuevo gol del delantero rojillo, que esta vez no serviría de nada.

Es grave recibir dos goles en los siete primeros minutos, pero más aún encajar otros tantos cuando ya te has reenganchado al partido y has tenido tiempo suficiente para asentarte. El Langreo volvió a recuperar la iniciativa, con las líneas más juntas, ganando las segundas jugadas y combinando con facilidad. Su superioridad en todas las parcelas le permitía robar y armar rápidos ataques, como el del tercer gol, tras una pérdida de Barcina y un nuevo centro desde la izquierda que David cabeceó en el área con la misma comodidad con la que lo hizo Omar en el tanto inicial. Justo antes del descanso, Rodrigo regaló un despeje de la banda al centro que aprovechó David para marcar desde la frontal.

El Calahorra firmaba sus cuarenta y cinco minutos más calamitosos y debía mostrar su cara opuesta para lograr la machada de sumar. Miguel Sola introdujo en el descanso a Almagro, Auzmendi y Samuel, pasando a jugar con tres defensas e incorporando a un nuevo delantero. Un gol en propia puerta de Calvillo en el minuto 53, cabeceando un saque de esquina al primer palo, dio esperanzas a un Calahorra al que aún le quedaba tiempo.

Los rojillos al menos mostraron actitud en la segunda parte, asediando a su rival en todo momento con numerosos balones al área que no encontraron remate claro. No tuvo un juego fluido el Calahorra, pero sí empuje para intentar revertir la situación hasta el pitido final. El Langreo se cerró con sobriedad y sin conceder para mantener su ventaja y sorprender en La Planilla a un Calahorra empeñado en desandar el camino.

 

Fotos

Vídeos