Intensa y calurosa jornada de entrenamiento de los blanquirrojos en el Mundial 82

M. S.LOGROÑO.

32 grados a las 10.00 de la mañana. Mala hora para salir a andar por las calles de Logroño. Y mucho peor para entrenarse. Pero la UD Logroñés es un equipo profesional y desde las 9.30 (media hora antes pasaron por el gimnasio), la plantilla que dirige Sergio Rodríguez se entrenó en el campo de césped natural de la instalación. El calor no nubló las ideas de los jugadores que después de los ejercicios de calentamiento y algunos de precisión con el balón, dedicaron gran parte de la jornada a practicar cambios de orientación, salidas por las bandas y utilizando el doble pivote.

Después de la arenga de Sergio Rodríguez del día anterior, en la que el entrenador recordó que el trabajo «es innegociable», la sesión transcurrió con normalidad salvo el intenso calor que tuvieron que soportar los jugadores y cuerpo técnico, lo que obligó a hacer alguna pausa extra para que los jugadores pudiesen hidratarse.

La UD Logroñés también practicó la presión alta y en zona media, las variantes del doble pivote para acabar con jugadas a balón parado (el gol de Pablo Bobadilla ante el Numancia llegó desde un tiro libre de Ñoño desde la izquierda).

Visitará Las Gaunas el Racing de Santander. Un conjunto, el cántabro, que es muy distinto al del año pasado cuando militaba la Segunda B. Al tratarse del último partido de la pretemporada para los de Iván Ania, es posible que el técnico asturiano disponga de un once muy parecido al que pretende para disputar el inicio de la Segunda División. Eso sí, cuenta con una baja importante, la del portero Luca Zidane, que se marchó con molestias del último amistoso frente al Athletic. Tampoco podrá jugar uno de los nuevos fichajes, el experimentado defensor Alexis Ruano, aunque ayer se entrenó con normalidad. En estos meses el Racing ha fichado a Karim Yoda, Nuha Marong, Abraham Minero, Nico Hidalgo, David Carmona, Moisés Delgado, Zidane y ha recuperado a Enzo Lombardo.