«Es importante no desconectar y estar tres semanas a pleno rendimiento»

«Es importante no desconectar y estar tres semanas a pleno rendimiento»
Sergio Martínez

Sola recalca que la posibilidad de entrar en la Copa supone un «nuevo reto» para el final de campaña

Sergio Martínez
SERGIO MARTÍNEZLogroño

Semana nueva, vida nueva para el Calahorra. Después de la celebrada victoria en Irún que supuso la consecución de la permanencia en la categoría, aún no matemática pero sí virtual, el equipo riojabajeño asume un final de campaña que depara un nuevo objetivo: el acceso a la Copa del Rey. Un regalo para no dejarse ir de la competición y afrontar las tres jornadas que restan con ilusión por situarse en la mitad alta de la tabla y en esos diez primeros puestos que, eliminando de la ecuación a tres filiales –, Oviedo, Athletic y Sporting – darán el pase a una competición con la que el Calahorra ha mantenido un idílica relación en los últimos años. Pero para ello los rojillos tendrán que mantener su buena línea en el final de temporada, y tal y como advertía Miguel Sola, no dejarse ir una vez se ha conseguido el objetivo principal del curso.

Respira un aire nuevo el Calahorra en estos días, con una tranquilidad que no termina de convencer a su técnico, que apuesta por mantener la tensión competitiva durante las pocas citas que restan de campaña. «Es importante no desconectar y pensar que ya hemos conseguido el objetivo sino estar estas tres semanas a pleno rendimiento porque de lo contrario va a ser imposible», avisaba Miguel Sola, que reconocía por otra parte que aunque «matemáticamente nos falta un punto para mantener la categoría», la remontada de los equipos que se encuentran por debajo del Calahorra sólo es posible si «suman todos los puntos».

«Es importante no desconectar y pensar que ya hemos conseguido el objetivo sino estar estas tres semanas a pleno rendimiento porque de lo contrario va a ser imposible»

Resulta imposible plantear un panorama en el que el Real Unión, el Arenas o el Izarra ganen todos sus partidos, al igual que el Calahorra no sume ningún punto en las tres jornadas que restan, frente al Athletic B, el Tudelano y la Gimnástica de Torrelavega, que podría descender ya este sábado. La permanencia es un hecho pero la temporada no termina aquí. «Estamos contentos por lo conseguido pero tenemos un reto en tres partidos que está en nuestras manos», comentaba Miguel Sola, que por otra parte aludía al hecho de que algunos de los rivales directos en la lucha por entrar en la Copa juegan entre ellos en estas jornadas.

Con 47 puntos se encuentran tres equipos, el Sporting B, el Amorebieta y el Leioa, mientras que con uno menos se sitúan el Langreo, que marca ahora la última posición de Copa, y el Calahorra. Tres duelos directos se dan entre esos equipos en las últimas dos semanas y en ninguno de ellos está inmerso en Calahorra, por lo que la clasificación para la Copa depende de los rojillos. «Es un premio para la temporada que ha hecho el equipo y de cara al año que viene. Lo que más importa es la cabeza, tenemos que seguir mentalmente metidos en la competición otros tres partidos más. No tenemos que irnos y hay que competir con el equipo que nos toque», recalcaba Sola.

«Lo que más importa es la cabeza, tenemos que seguir mentalmente metidos en la competición otros tres partidos más»

La intención es mantener la tendencia y el primer escollo se anuncia complejo, ya que el Athletic B es un equipo de enorme calidad, que se ha mantenido siempre en la lucha de los primeros y con jugadores que buscan el salto al primer equipo, tal y como apuntaba Sola: «Es un equipo joven, con mucha calidad, aunque quizá el otro día se le escapó el tren del 'play off'. Pero juegan todos los partidos a una buena intensidad y tienen unos objetivos que no son sólo estar en la categoría sino crecer con el primer equipo».

«En el Athletic juegan todos los partidos a una buena intensidad y tienen unos objetivos que no son sólo estar en la categoría sino crecer con el primer equipo»

Supondrá el filial rojiblanco una buena medida para valorar el nivel de un Calahorra que también ha demostrado en los últimos partidos que sabe jugar sin balón y el Athletic B es uno de los equipos que más posesión disfruta. Miguel Sola cree que el equipo ha madurado también en ese aspecto: «Llevamos dos partidos sin encajar y estamos aprendiendo a competir cada día mejor pero tenemos que refrendarlo. No nos vale de nada lo hecho anteriormente. Si queremos tener premio en estos tres partidos no nos vale ir empatando, debemos ganar».

Uno de los factores que más ha contribuido a mejorar el carácter competitivo del equipo es la cantidad de alternativas con las que cuenta: «Estoy abierto a que esos jugadores que demuestren en los entrenamientos y los partidos que están bien tengan la posibilidad de jugar. Eso hace que la plantilla crezca». Una seña de identidad que supone una de las armas más importantes del Calahorra en busca del próximo objetivo. Ante el Athletic se verá una nueva muestra de ello.