Identificados ocho implicados en los disturbios previos al partido UDL-Racing

Los aficionados implicados, antes de los incidentes. / C.N.P.

La Policía cree que los autores se habían citado previamente para agredirse | Los ocho identificados son de Logroño y seguidores de la UDL | Se incautaron ocho bastones de madera que se usaron en la refriega

LA RIOJALogroño

La Policía Nacional ha identificado a ocho jóvenes como presuntos autores de los altercados entre las aficiones de la Unión Deportiva Logroñés y el Racing de Santander, que se produjeron en la plaza Primavera de Logroño el pasado 5 de enero una hora antes del partido de la jornada de la Liga de Segunda Division B.

Según informa la Policía, los ocho jóvenes identificados son de Logroño y seguidores de la Unión Deportiva Logroñés, aunque el cuerpo policial no ha precisado que dichos jóvenes sean socios del club riojano.

Leer más

Para este partido, que la Policía Nacional había designado a nivel interno como de riesgo medio-alto por los antecedentes de enfrentamientos entre determinados grupos «radicales» de ambas aficiones desde el año 2012, se había establecido un Dispositivo Reforzado de Seguridad.

Los agentes fueron desplegados desde las 12 horas del día 5 de enero, momento en que llegaron los miembros más radicales de la afición del Racing de Santander a Logroño, y pasaron a estar custodiados desde ese momento hasta que realizaron viaje de vuelta a Santander tras la finalización del partido.

Cambia Logroño propondrá suspender a los socios de la UDL implicados en los actos violentos

Cambia Logroño ha indicado en una nota de prensa que, «en el próximo Consejo de Administración de Logroño Deporte del viernes 1 de febrero», van a proponer «la suspensión como socios de los ultras de la Unión Deportiva Logroñés envueltos tanto en los hechos violentos de Torrelavega en el pasado mes de octubre como en los últimos que tuvieron lugar aquí en la Plaza Primavera a comienzos de este mes».

Esta propuesta es consecuencia «de las condiciones adoptadas para la suscripción de convenios con los clubes de referencia de cara a la presente temporada 2018-2019, donde, a propuesta de Cambia Logroño y aprobada por unanimidad, se introdujo una cláusula estableciendo que los clubes no podrán colaborar ni albergar a grupos violentos en ninguna de sus formas, donde cualquier demostración en este aspecto conllevará la resolución inmediata del convenio que se suscriba, no abonando los pagos pendientes y pudiendo exigir la devolución de los efectuados hasta la fecha», prosigue la nota.

Con esta medida, lo que pretetendía el partido era «evitar imágenes como las vividas en junio del año pasado en Nájera, donde varios ultras de la Unión Deportiva Logroñés agredieron, armados con palos, a aficionados del Langreo o las que tuvieron lugar en la calle Huesca en 2014, donde ultras de este mismo club se enfrentaron a plena luz del día a hinchas del Oviedo». «Igualmente -sigue explicando el texto-, se debe desterrar la violencia vivida fuera de nuestra región, como la ocasión en la que ultras que viajaban desde Logroño destrozaron un bar en Pamplona o cuando fueron identificados en Vitoria por enfrentarse a ultras del Alavés, así como no contar con miembros de peñas deportivas que hayan podido estar relacionados en agresiones con agravantes de odio.»

«Sin embargo, no pasó ni un mes desde la aprobación de esta cláusula cuando el 21 de octubre del año pasado tuvo lugar una pelea entre grupos ultras del Gimnástica de Torrelavega y la Unión Deportiva Logroñés en los aledaños de El Malecón. Con el fin de abordar la situación, se convocó días después un Consejo de Administración extraordinario al que acudió Juanjo Guerreros, vicepresidente de la UDL, sin concretarse ninguna medida al respecto», concluye la nota.

Sobre las 15.50 de ese día, mientras los miembros más radicales del Racing de Santander eran trasladados, 'embolsados', por agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP), desde el centro de Logroño donde habían permanecido desde su llegada hasta Las Gaunas, un grupo de jóvenes seguidores de la UDL y del Racing de Santander intentaron burlar la seguridad policial. De hecho, se enfrentaron en una algarada que se produjo en la Plaza Primavera y en la que no se llegó a producir ninguna agresión física, ya que la presencia policial evitó males mayores, aunque sí se produjeron daños en un establecimiento de hostelería de esa plaza.

La Policía Nacional ha podido determinar que ambos grupos se enfrentan en las redes sociales y posteriormente se buscan en las calles para agredirse y «marcar sus territorios» durante los desplazamientos en los que acompañan a sus respectivos equipos de futbol. Según las fuentes policiales, dichos enfrentamientos estarían organizados, con acuerdo de un lugar específico y hora para el encuentro entre ellos y estableciendo normas para esquivar la acción policial.

Las investigaciones realizadas dieron lugar a la apertura de un atestado policial y a la práctica de diferentes diligencias que dieron como fruto la identificación de ocho de los participantes en estos hechos y la incautación de ocho bastones de madera que deberían haber utilizado en la agresión. Ese atestado ha sido remitido al Juzgado de Guardia de Logroño y a la Fiscalía de Menores por un presunto delito de desórdenes públicos y otro de daños.

Como resultado, cinco de los identificados figuran como investigados no detenidos por estos hechos y otras tres personas solamente identificadas, entre ellas dos menores de edad.

Además de este atestado policial remitido a las autoridades Judiciales por vía penal, también se va a instar a la sanción de estas personas de acuerdo a lo establecido en la Ley contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte, que puede llevar aparejada sanciones económicas de gran cuantía e incluso apartar a los sancionados de los espectáculos deportivos profesionales dependiendo de la gravedad de los hechos cometidos.

 

Fotos

Vídeos