Con más experiencia y mucho gol

Asier Villalibre, máximo goleador del Athletic B, junto a Iñigo Vicente . :: l.r.
/
Asier Villalibre, máximo goleador del Athletic B, junto a Iñigo Vicente . :: l.r.

EL RIVAL BILBAO ATHLETIC El filial, que ha apostado por la continuidad del bloque, es el equipo más goleador de la categoría y ha ganado todo en Lezama

M.G. LOGROÑO.

Continuidad. Tanto en el banquillo como sobre el césped. Esa es la línea marcada en Lezama con el Athletic B, penúltimo escalón que los cachorros deben subir antes de disfrutar de San Mamés. El filial bilbaíno que recibirá mañana a la UD Logroñés está asentado en las primeras plazas del grupo merced a sus 13 puntos y cuatro victorias y un empate en seis encuentros. Entre sus muchas estadísticas destaca una: es el máximo realizador no sólo de su competición, sino de los 80 conjuntos que militan en Segunda División B.

Gaizka Garitano llegó a Lezama después de entrenar en Primera División y allí sigue. Su reto es muy diferente al de lograr ascensos o mantener categorías. Su objetivo es formar futbolistas para el primer equipo. Garitano ha dado un año más a muchos jugadores que la pasada campaña ya estaban en un conjunto que presenta seis altas, cuatro en defensa y dos en ataque.

El técnico del filial tiene un once muy definido que prácticamente se repite cada partido. Su línea defensiva de cuatro es la más novedosa, ya que en ella se asientan hombres que bien podrían jugar más adelantados caso de Sillero o Luengo. El primero se mueve por el lateral derecho; el segundo, en el centro de la zaga. El cuarteto se completa con Vivian y Jon Rojo, en el lateral izquierdo. Ahora bien, Luego ha dejado paso a Gorka Pérez en los tres últimos compromisos. Por detrás de todos ellos, Etxeberria está absolutamente asentado bajo los palos. Cuatro goles ha recibido hasta la fecha.

Las labores de salida de balón quedan en manos de Jon Vencedor, jugador incuestionable para su entrenador. Su compañero habitual suele ser Iñigo Baqué, aunque también se han movido por esa parcela Salado, que ha llegado del Baskonia, o el propio Nolaskoain.

Iñigo Muñoz es uno de sus hombres polivalentes. Puede jugar pegado a la banda o como segundo punta. Una de las virtudes de este equipo, amén del potencial ofensivo, es la rapidez con que se presenta en zona de peligro. Muñoz suma dos de esos trece goles. Si juega más centrado, aparece Gaizka Larrazabal, que también suma dos tantos. Por el otro carril se asienta Oihan Sancet, aunque también lo ha ocupado Asier Córdoba.

En esta nómina de futbolistas destacan dos. Iñigo Vicente, un media punta rápido y hábil con el balón en los pies, y Asier Villalibre, todo un veterano de la categoría, que ha salido cedido y ha vuelto a Lezama. Entre ambos sumas seis goles, repartidos a partes iguales. Los dos se complementan. Uno llega desde fuera del área y otro, Villalibre, es un nueve puro, que siempre tiene preparada la caña, que es potente en el fútbol aéreo y que no sólo remata, sino que genera segundas jugadas.

El conjunto rojiblanco volvió a la realidad en Oviedo el pasado domingo, cuando cayó. Única derrota (2-1). En Lezama, sin embargo, sólo contabiliza victorias. Tres en otros tantos encuentros. Venció en su debut al Tudelano (2-0), firmó tres goles ante el Amorebieta (3-1) y repitió frente al Gernika (3-0). A esos éxitos suma la goleada en Sarriena (1-4) y el empate en Torrelavega (0-0). A los trece goles marcados añade que ha encajado únicamente cuatro. Como decía ayer Sergio Rodríguez, es un bloque «fuerte» en ambas áreas. Ahora bien, la UD Logroñés ganó el pasado año en Lezama, en el partido que abría la Liga.

 

Fotos

Vídeos