EVOLUCIÓN NECESARIA

Y ganó. En el sexto intento, pero la UD Logroñés venció. La victoria debió llegar antes, pero más vale tarde que nunca. Sergio Rodríguez no pensará en el adiós al banquillo por una semana. Partido, éste, de muchos mensajes y de rectificaciones.

El fútbol es caprichoso. El Real Unión hizo explotar el pasado año en Irún a Sergio Rodríguez tras perder por 1-0. Ayer, prorrogó su vida en el banquillo. O mejor dicho, el suyo. Porque el mérito del triunfo blanquirrojo es propio. No por demérito del adversario.

Sergio ha evolucionado esta semana. Formar una banda derecha con Iglesias y Víctor, dos chavales, y dar la titularidad a Bobadilla parecía síntoma de una última locura. Los tres jugaron porque están mejor que sus compañeros. Pero hay que atreverse. Muchos de los nuevos se quedaron en el banquillo; otros, en la grada. Que cada cual piense por qué. El mensaje del técnico es claro. Con Bobadilla le ha costado dar el paso, pero es un central fantástico que quizá debió ser titular mucho antes. Ya no da miedo tener el balón atrás. El regreso de Paredes, la liberación de Rayco y el uso de las bandas, sobre todo la derecha, también son síntoma de evolución, pero sobre todo la evolución es la victoria. Hoy todo se verá diferente, aunque con cautela.

 

Fotos

Vídeos