SEGUNDA DIVISIÓN B CD CALAHORRA

Esquema fijo, situaciones variables

Ante la UD Logroñés también demostró su capacidad para ganar sin balón. :: fernando díaz
/
Ante la UD Logroñés también demostró su capacidad para ganar sin balón. :: fernando díaz

El Calahorra se ha reinventado en cada partido. Ante el Mirandés tendrá que encontrar su mejor versión

SERGIO MARTÍNEZ LOGROÑO.

El Calahorra es un equipo con múltiples caras. En poco más de un mes de campaña lo ha demostrado, manteniendo un esquema táctico fijo basado en una idea inculcada por Miguel Sola desde el primer día, pero encontrándose en diferentes situaciones que le han obligado a reinventarse, adaptándose a las exigencias que le han impuesto los rivales y las dinámicas de los partidos. De un inicio de temporada dominador a unos últimos partidos en los que ha tenido que jugar muchos minutos resistiendo al rival.

Comenzó el Calahorra la liga sorprendiendo, no sólo por los resultados, sino por su propuesta arriesgada. Sola establece sobre el césped un 4-2-3-1 clásico que no ha cambiado hasta el momento, buscando la apertura del campo, las incorporaciones de los jugadores de segunda línea y la salida desde atrás por uno de los mediocentros. El balón es el instrumento esencial para hacer bueno ese estilo y el Calahorra pudo hacerlo suyo en los primeros partidos. Frente al Amorebieta y el Gernika dispuso de la posesión, aunque ante los segundos tuvo un despistado inicio y un final agotador.

En la Copa repitió las buenas sensaciones gozando del esférico durante gran parte del encuentro ante la Gimnástica y realizando su mejor actuación de la temporada frente al Castellón. Pero desde entonces esa imagen de equipo dominador y con autoridad ofensiva se ha diluido fruto de diversas circunstancias. La visita al Leioa, en la segunda jornada, ya fue un aviso de que no siempre el Calahorra podría hacer buena su propuesta. Algo evidente, pero que servía para ilustrar que también tendrían que saber sufrir y acostumbrarse a jugar sin el balón.

Desde el partido ante el Castellón, su mejor día, la imagen de equipo dominador se ha diluido.Ante el Mirandés necesita discutir la posesión y demostrar su fortaleza en La Planilla.

En las dos últimas salidas, ante los filiales del Oviedo y la Real Sociedad, los de Miguel Sola se vieron superados en el juego combinativo por sus rivales, que asumieron ese mando que tanto gusta al Calahorra. Tocó defender. En Asturias el partido estuvo condicionado por el cansancio de la Copa, mientras que el pasado sábado, en Zubieta, los rojillos perdieron sin excusa. Dos partidos para aprender mucho.

El último día en La Planilla, ante la UD Logroñés, tampoco mostró esa versión dominadora, pero no la necesitó para ganar en un choque en el que demostró que es competitivo en toda las situaciones. El Calahorra ha ido encontrándose con más complicaciones según avanzaban las jornadas y el Mirandés no será menos. Los riobajeños necesitarán mantener su ritmo de trabajo y dar su mejor versión, discutir la posesión al rival para no ser superados y demostrar su fortaleza en La Planilla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos