El gol no espera en la UD Logroñés

Ander Vitoria intenta controlar el esférico en una sesión de trabajo de la semana pasada en el Mundial'82. :: justo rodríguez

Los atacantes blanquirrojos asumen su rol desde el primer amistoso y se reparten trece de los catorce goles marcados | Ñoño, Ander Vitoria y Rayco, con un triplete cada uno de ellos, lideran la definición blanquirroja, mientras que la zaga ha cerrado la puerta: dos tantos en contra

M.G.LOGROÑO.

Cuatro amistosos ha completado la UD Logroñés. Tres le restan en el camino. Cuatro partidos y otras tantas victorias, aunque la primera fuera en la tanda de penaltis. Los resultados no son importantes, pero empiezan a asomar algunos detalles que orientan al aficionado sobre las alforjas que prepara este equipo para una nueva travesía en Segunda División B.

«El Castilla era una prueba importante, aunque para saber dónde está el equipo hay que esperar al primer partido de Liga, contra la Cultural de Durango. Ahí se verá, si bien la temporada es muy larga», advertía Sergio Rodríguez después del partido del sábado.

El técnico ha repartido minutos, prácticamente a partes iguales, entre todos sus hombres de la primera plantilla y del filial, aunque éstos han jugado menos. En los cuatro encuentros, el conjunto riojano ha encajado dos goles ante equipos de superior o igual categoría (Alavés y Castilla) y ha marcado un total de catorce, de los que diez los firmó ante Haro y Anguiano, clubes de Tercera. «Estas victorias no nos dan puntos. En pretemporada debemos sentar unas buenas bases y progresar», recuerda el técnico aunque admite que sus hombres van por «el buen camino».

El gol siempre es una obsesión para los blanquirrojos. La figura del 9 ha sido objeto de debate temporada tras temporada. Marcos André logró silenciarlo durante la pasada campaña. Incluso Rayco, a pesar de no ser un delantero puro. Lo cierto es que los catorce goles marcados significan también que la UD Logroñés ha pisado área rival en muchas ocasiones, que ha acertado, y que esos tantos responden a la lógica de repartirse entre los hombres más ofensivos.

Ñoño, Rayco y Ander Vitoria suman tres dianas cada uno de ellos. El primero los ha logrado (Haro y Castilla -2-) arrancando desde la banda izquierda y llegando al segundo palo, acompañando al ataque. Rayco García ofrece un gran fútbol desde la libertad que tiene. Marcó en Haro después de una rapidísima transición por banda derecha y firmó un doblete en Anguiano, que premió su continuidad a la jugada a ir al rechace. Y Ander Vitoria se estrenó en Haro con uno de esos goles de jugador de calidad que aparece en un momento aislado, repitió en Anguiano, buscando el hueco a Osés, y marcó ante el Castilla, también ajustando el cuero a uno de los postes, en este caso el izquierdo del portero del Castilla.

A estos nueve tantos se suman los dos de Marcos André. Potencia ante el Alavés y ante el Haro, en una gestación personal de la jugada muy similar. Disfrutó de sendos mano a a mano con Acobi, en Anguiano, y Belman, el pasado sábado. No acertó en ninguno de ellos.

La segunda línea, en la que perfectamente se podría incluir a Ñoño y Rayco, tiene su continuidad también con Borja Sánchez, autor de un gol en Anguiano de oportunista y Olaetxea, que aún juega más retrasado, pero que en Haro sorprendió con su llegada al área en una jugada de Paredes por la banda izquierda y remató libre de marca. El decimocuarto gol lo firma Pablo Bobadilla, en estrategia. Fundamental en esta categoría. Ante el Castilla lamentó dos magníficos cabezazos a dos saques de esquina.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos