La entidad tendrá que reforzar también su lateral derecho

La marcha de Iglesias deja a Miguel Santos como único jugador para esa demarcación, a la que se podría adaptar Javi Álamo

M. G.LOGROÑO.

La marcha de Juan Iglesias ha generado un nuevo hueco en la UD Logroñés, en este caso en el lateral derecho, pues el vallisoletano fue el dueño y señor de la misma durante muchas semanas, tanto en la Copa del Rey, como en la Liga y en el 'play off' de ascenso. Sin embargo, la llamada del Getafe y un contrato largo y mejor remunerado que en Logroño (lógico por la diferencia de categoría entre ambos clubes) le ha convencido para hacer las maletas.

El problema, como todos, tiene solución. De momento, Miguel Santos se queda como el único aspirante a ocupar el lateral. El zamorano es uno de los jugadores que más temporadas acumula en la entidad. Inicia la sexta. Sin embargo, no ha entrado en los planes de Sergio Rodríguez con asiduidad y más bien lo ha alineado en minutos esporádicos y cuando el equipo necesitaba músculo para concluir el partido.

Otra opción pasa, por ahora, por ubicar a Javi Álamo en esa demarcación, si bien el canario es un hombre que juega por la banda, pero más adelantado. En su últimas experiencias, sobre todo Almería, Álamo ha jugado como carrilero, pero en una zaga con tres centrales, sistema al que Sergio Rodríguez ha recurrido en contadas ocasiones.

De momento, a los objetivos de la entidad se suma la búsqueda de un jugador Sub'23 que pueda moverse en el lateral derecho. Complicado, porque Iglesias ha necesitado algo más de una temporada para ser titular indiscutible. Llegó en el verano del 2017 desde Valladolid para jugar en el filial de Tercera División y después se sumó a los entrenamientos del primer equipo. Hasta hoy.