SSegunda B | Calahorra-UDL

«Nos enfrentamos a un buen rival, que viene herido y necesita sacar puntos»

Miguel Sola observa una acción de un entrenamiento. /Sergio Martínez
Miguel Sola observa una acción de un entrenamiento. / Sergio Martínez

Miguel Sola Entrenador del Calahorra El técnico rojillo no se fía de la UDL pese a su mal arranque y espera un partido «igualado, duro y competido»

SERGIO MARTÍNEZLOGROÑO.

El derbi está a las puertas. Mañana, Calahorra y UD Logroñés volverán a verse las caras en un partido con aroma similar al del pasado curso. En la ciudad riojabajeña, además de esa situación calcada en la que llegan ambos conjuntos, esperan que el resultado sea el mismo, favorable a sus intereses. El Calahorra tuvo la medida cogida en la anterior temporada a la UD Logroñés, pero de poco servirá fijarse en el pasado e incluso en la trayectoria reciente de ambos equipos. Miguel Sola avisaba ayer de que dos jornadas no valen para sacar conclusiones ni tanto en favor de unos ni en contra de otros.

Uno de los aspectos principales a la hora de analizar el choque es el mal arranque de la UD Logroñés, que empató ante el Alavés B y perdió en Las Gaunas ante el Haro en el primer derbi riojano del curso. El entrenador del Calahorra quitaba hierro a esos dos partidos de los blanquirrojos recordando al año pasado: «La UDL también vino en unas circunstancias parecidas a La Planilla y terminó en 'play off'. No llevamos nada más que dos jornadas, no se puede evaluar por ello, más cuando hay tantos cambios». Precisamente Miguel Sola recordaba esa rueda de prensa posterior a su victoria ante los logroñeses, en el que defendió a su compañero Sergio Rodríguez, en entredicho al frente de la UDL: «Hay que dar tiempo y tranquilidad al trabajo, lo dije el año pasado y lo volveré a decir siempre que suceda. En dos partidos no puede ponerse en entredicho el trabajo de nadie».

Mientras en el club de Las Gaunas se recuerdan sensaciones, el Calahorra se congratula de su buen arranque de temporada, con victoria ante el Real Unión y un empate sin goles frente al Athletic B. Los rojillos son el único equipo invicto de todo el grupo, algo que habla del buen trabajo realizado hasta el momento. Miguel Sola mantiene su discurso en este aspecto, recalcando el trabajo colectivo: «No es cuestión solo de los de atrás. Un equipo tiene que defender desde el primer delantero hasta el último defensa. Hasta ahora estamos bien pero tenemos que seguir en esta línea».

«Un equipo tiene que defender desde el primer delantero hasta el último defensa»

Al Calahorra le falta aún mostrarse en ataque y dominando el partido, pese a que ante el Real Unión ya gozó de numerosas ocasiones y acciones ofensivas. «Cuando tengamos el balón trataremos de hacerles daño y llegar en buenas condiciones al área, pero tenemos que ser cautelosos sin la posesión ya que la UDL es un equipo con muchos recursos». La batalla se presenta intensa entre dos equipos que buscarán tener el balón para no sufrir pero tampoco tomarán demasiados riesgos ni se lanzarán decididamente al ataque. Miguel Sola espera un partido «igualado, duro y competido». No es un día para brillar sino para asegurar los tres puntos.

Ambiente de derbi

El buen ambiente se respira en los entrenamientos rojillos y en esta semana con más motivo, por los buenos resultados y por el hambre de derbi. «Se empieza a palpar la importancia del partido y la ilusión de los jugadores por hacerlo bien y poder brindar una victoria a nuestra afición», apuntaba Miguel Sola, que por otra parte avisaba del peligro de la UDL: «Nos enfrentamos a un buen rival, que viene herido y necesitado de sacar puntos». Sensaciones que se repiten. Discursos que suenan a ya escuchados. Han sido días de seriedad en la capital y de ilusión y optimismo en Calahorra. Noventa minutos servirán para dirimir si las trayectorias continúan o toman un nuevo rumbo.