CLUB DEPORTIVO CALAHORRA

Por encima de lo esperado Virtudes Defectos

El juego, el vestuario y la versatilidad dan brillo al gran arranque del Calahorra

SERGIO MARTÍNEZ CALAHORRA.

Pocos podían esperar la situación del Calahorra a estas alturas de liga. Cuatro jornadas ya dan para realizar un primer balance sopesado y con argumentos, y el equipo rojillo ha cumplido con nota en este inicio de temporada. Recién ascendido y con el objetivo de la permanencia, el Calahorra ya suena como equipo revelación del grupo en su regreso a Segunda B. Sin embargo, para los que lo conocían, el equipo sigue siendo el mismo que el año pasado batió todos los récords y consiguió el ascenso. Mantener la línea en una categoría superior es un logro difícil de conseguir.

El Calahorra cuenta con un estilo definido, de fútbol combinativo, jugando el balón desde la parcela defensiva y abriendo el campo para buscar superioridades tanto por las bandas como por el centro. Además, destacan la calidad de una plantilla en la que todos los jugadores suman, el acierto mostrado en las áreas y el aura de optimismo que rodea a los rojillos después de este inicio.

Sin embargo, el Calahorra también ha dejado ver puntos débiles en estos partidos, como su estado físico condicionado por el esfuerzo continuado de la liga y la Copa, los momentos de desconexión que han dado oportunidades a sus rivales o las dificultades que tienen cuando el rival disfruta de la posesión.

El juego del Calahorra depende de la posesión. Cuando no tiene el balón, el equipo sufre

1.- Estado mental. El momento del Calahorra es dulce, no cabe duda. Los rojillos comenzaron la temporada avisando de que tras tanto tiempo ganando la gran mayoría de sus partidos, las derrotas empezarían a llegar. La nueva categoría era otra cosa. Pasaban de cabeza de ratón a cola de león. Sin embargo, tras cuatro jornadas y dos eliminatorias de Copa después, el Calahorra no conoce la derrota. Tres victorias y el mismo número de empates es un bagaje soñado hace menos de un mes. Lo que empezó siendo una serie de buenos resultados se ha convertido en algo más y el equipo se encuentra mentalizado de que puede aspirar a competir en cualquier momento y contra todos los rivales. Ya lo ha demostrado. La confianza del equipo en sus posibilidades, en su juego y en la capacidad individual de sus futbolistas es alta y se basa en argumentos sólidos. Los resultados y la imagen hacen que el Calahorra llegue al derbi con la moral alta.

2.- Juego combinativo. El estilo del Calahorra es fácilmente identificable para aquellos que han seguido al equipo, y se aleja tanto de los tópicos del grupo como del fútbol desarrollado por muchos de sus rivales. El Calahorra busca siempre dominar, tener el balón y moverlo con velocidad. El juego rojillo empieza por la pareja de centrales y alguno de los mediocentros situados entre ellos, como ha sido el caso de Parla en este arranque de temporada. A partir de ahí, apertura y un paso por delante de los laterales, desdoblamientos por las bandas y acumulación de jugadores en el centro para centros, paredes y segunda jugadas. Un estilo que los futbolistas de la pasada temporada ya conocen y al que las nuevas incorporaciones se han adaptado, tras las dudas de la pretemporada, de una forma óptima. Circunstancias que permiten una mayor fluidez y reducir el número de errores en la salida del balón.

3.- Acierto. Uno de los aspectos clave en la categoría es el acierto de cara a portería. Puedes tener un dominio absoluto del partido y numerosas oportunidades, pero si no llega el gol, cualquier buena propuesta no sirve de nada. No es el caso del Calahorra. Los rojillos son los terceros en la lista de equipos más realizadores con siete tantos, sólo por detrás de los equipos que también le superan en la clasificación: Bilbao Athletic y Racing de Santander. Además, han logrado otros tres goles ante la Gimnástica y el Castellón en la Copa del Rey. El Calahorra ha generado ocasiones cuando ha podido desplegar su fútbol, llegando principalmente por las bandas, pero también ha tenido la capacidad de transformarlas. Sus tres delanteros han sido los protagonistas de sus goles en las dos competiciones. Eduardo Ubis suma tres tantos, Samuel ha conseguido dos y Gabri, que también ha actuado como mediapunta, marcó un gol ante el Gernika. El interior Rodrigo, la estrella del equipo, es otro de los principales argumentos del Calahorra de cara a portería, con un par de tantos. Javi Barrio y Parla han sido los autores de los otros dos goles.

4.- Versatilidad. La plantilla del Calahorra ha tenido que rotar de una forma extraordinaria en este inicio de temporada fruto de la exigencia del calendario. Una oportunidad para demostrar que el equipo cuenta con un bloque de garantías suficientes para afrontar la temporada. Hasta el momento todos los jugadores están dando la talla, permitiendo a Miguel Sola presentar en cada partido un once diferente sin que se resienta la imagen del equipo. Varios futbolistas cuentan con versatilidad para adaptarse a varias posiciones, como han demostrado Cristian, Javi Duro, Parla, Gabri o Barace. Más soluciones para un equipo que cuenta con diferentes planteamientos. Es complicado adivinar una alineación de Miguel Sola, pero hasta ahora las circunstancias obligaban a cambiar por la acumulación de partidos. Ahora, con el paréntesis copero, resulta igualmente complicado pensar quienes serán los elegidos ante la UDL. Todos cuentan con argumentos para ser de la partida y no quedarse en el banquillo. Difícil decisión.

5.- Grupo. Una de las características que más definen el éxito está en el vestuario. El Calahorra es un bloque conjuntado, que refleja día a día el compañerismo y el buen ambiente para trasladar esas cualidades al césped. Tras la victoria copera frente al Castellón pudo comprobarse más que nunca esa unión en la plantilla. Un intangible en el mundo del fútbol, pero que resulta fundamental para lograr los objetivos que se plantea el equipo y una mayor fortaleza y competitividad dentro de una plantilla en la que todos suman.

1.- Estado físico.En El Requexón, el Calahorra jugó posiblemente su peor partido hasta el momento, el más complicado. El equipo rojillo no se sintió cómodo y pagó el esfuerzo físico de las últimas semanas en las que ha tenido que compatibilizar la liga y la Copa. Pese a las rotaciones, el equipo está visiblemente cansado, y necesita frescura para conseguir tanto desarrollar su juego como para poder desequilibrar en los metros finales. Las piernas pesaron en Oviedo y el descanso de esta semana debe ser clave para recuperar la mejor versión de los rojillos.

2.- Inexperiencia.El Calahorra cuenta con una plantilla que acumula numerosas temporadas en la categoría, pero el equipo es nuevo en Segunda B y aún le quedan muchas situaciones por conocer. Hasta ahora la adaptación es buena y los resultados acompañan, pero queda por ver cómo se comporta el equipo cuando vengan mal dadas. El derbi será otro partido complicado, quizá el de mayor presión hasta el momento por lo que supone socialmente, y el Calahorra tendrá que estar a la altura para mantenerse como el equipo de moda en el grupo.

3.- Desconexiones.Las prestaciones del equipo están siendo sobresalientes, pero el Calahorra ha vivido momentos de desconexión en partidos en los que no debería haberse dejado llevar tanto. El primero fue ante el Leioa, un rival que en el inicio dominó claramente a un Calahorra perdido sobre el césped y superado en cada acción, especialmente en el centro del campo. Frente al Gernika, en la tercera jornada, los rojillos vivieron una situación similar durante la primera media hora, esta vez ante su afición. Dos situaciones incómodas y que evidenciaron la necesidad de mantener la concentración desde el primer minuto de cada encuentro.

4.- Sufrimiento sin balón.El juego del Calahorra depende de tener la posesión. Cuando el balón no está en poder de los rojillos, el Calahorra sufre. Debe adaptarse a esos momentos, y es que habrá varios durante la temporada. Equipos como el Leioa y el Oviedo B han generado muchos problemas al Calahorra al robarle el esférico, no sólo dominándole en el juego sino generando una constante sensación de peligro sobre la portería de Nacho Zabal.

5.- Rivales con un mal inicio.Nadie pone en duda los resultados del Calahorra, pero ninguno de los rivales a los que se ha enfrentado ocupan las primeras posiciones ni aspiran a ello por el momento. El Amorebieta, la Gimnástica de Torrelavega y el Gernika ocupan plaza de descenso, mientras que el Oviedo B y el Leioa están con cinco puntos en la zona media. El Castellón, al que venció en la segunda eliminatoria de la Copa del Rey, acaba de destituir a su entrenador tras el mal arranque de temporada.