Fútbol | 2ªB | UDL

La UDL elige qué camino tomar en el 'play off'

Andy Rodríguez protege elesférico ante la presión de Ander Vitoria. /Antonio Díaz Uriel
Andy Rodríguez protege elesférico ante la presión de Ander Vitoria. / Antonio Díaz Uriel

La UDL asumirá riesgos ante un Racing con muchas bajas y que no parece pensar en este partido | Los riojanos acuden a Santander en busca del punto que 'allanaría' su trayectoria hacia el ascenso

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

La UD Logroñés acaba esta tarde en Santander el primer acto de una obra que aspira a completar el último fin de semana de junio, después de seis compromisos de play off de ascenso. Los riojanos cierran treinta y ocho larguísimas jornadas en las que las lágrimas han presidido muchas de ellas, bien por tristeza, bien por alegría. No han faltado los malos momentos, las tensiones, la toma de decisiones complicadas... Sin embargo, un ejercicio futbolístico no es como empieza, sino como acaba. No se ganan títulos en diciembre, ni tampoco se asciende ni se desciende, pero el fútbol se pierde entre prisas y ausencia de paciencia. Curiosamente, la UDL ha tenido esas dos virtudes, calma y paciencia, para presentarse esta tarde en Santander con el claro y alcanzable reto de concluir segunda, únicamente superada por el Racing, precisamente.

Ambos equipos tienen pequeñas cuentas pendientes. La UDL perdió en El Sardinero y quedó apeado de la Copa del Rey sin merecerlo y merced a uno de esos penaltis que no se pitan a favor del visitante en el último minuto. El Racing querrá ganar porque la UDL es uno de los pocos equipos que le ha superado esta temporada. Ahora bien, más allá de rencillas, a los dos les sirve el empate. A los locales, como resultado a no asumir riesgos físicos; a los visitantes, porque ese punto les permite ser segundos haga lo que haga el Mirandés en Gobela. «Debemos ser inteligentes y lograr el punto necesario. Si no somos capaces de ello, habrá que mirar a lo que suceda en el otro campo (Gobela) y que no nos perjudique su marcador», recordaba el viernes el preparador.

Sin embargo, Sergio Rodríguez considera que merece la pena asumir riesgos en la pelea por la segunda plaza, aunque en Santander no estarán ni Bobadilla ni García, amenazados de suspensión federativa por acumulación de tarjetas. Tampoco jugará Olaetxea, sancionado. Riesgos, sí, pero los justos. Rodríguez considera que la amplitud de su plantilla le permite rotar y mantener los buenos resultados. Así, jugadores como Borja, Andy o Ñoño pueden volver al once titular. Han respondido siempre que se ha requerido de sus servicios. «Quienes han jugado han demostrado que pueden hacerlo», aseveraba el técnico. Ser segundo significa jugar el partido de vuelta en casa y, sobre todo, evitar a un campeón de grupo en la segunda eliminatoria.

El riesgo conlleva apostar descaradamente por la victoria cuando el empate sirve. Supondría acabar la Liga con 74 puntos, a tres de los cántabros, que en los últimos ocho encuentros sólo han ganado en una ocasión, aunque también es verdad que han perdido una única vez. «Sería un orgullo concluir a tres puntos del Racing viendo su temporada y, además, un punto más de motivación», apuntaba Rodríguez. Más anímica que deportivamente.

A la opción de lograr la cifra más alta de puntos, que ya lo es en estos momentos, se suman otros números particulares. Es la segunda vez que en esta campaña liga la UDL cinco victorias consecutivas (Racing, Durango, Barakaldo, Langreo y Sporting fue la primera), pero su récord personal está en la seis triunfos consecutivos. Sin embargo, aun se recuerdan aquellas seis consecutivas: Sanse (1-2), Navalcarnero (4-0), Mensajero (1), Castilla (4-0), Real Sociedad B (0-2), y Real Unión (1-) en la primera experiencia de Sergio Rodríguez en la categoría.

Quien tiene muy claro que no arriesgará es el Racing de Santander. Será primero. Lo es desde hace varias jornadas. Sus números sugieren que se han relajado o que están más centrados ya en la primera eliminatoria del play off de ascenso, aunque el riesgo que asumen, a tenor de los marcadores, es que la desconexión sea más grande de lo pensado y luego no se puedan reactivar. Ahora bien, eso es asunto suyo.

Lo cierto es que el cuadro de Iván Ania acude con muchas ausencias. Tresaco, Segovia y Barral le dejan sin delanteros, por lo que podría dar la alternativa al canterano Siveiro, que suma 16 goles con el filial. Kitoko y Cejudo están lesionados, mientras que Rafa de Vicente, sancionado. A ninguno le importa perderse el partido si luego asciende.