Fútbol

Reyes por la mañana, reyes por la tarde

Reyes por la mañana, reyes por la tarde
Sonia Tercero

La UD Logroñés doblega al líder en el primer partido del año y confía en que se convierta en un punto de inflexión que dispare definitivamente al equipo hacia los puestos de ascenso

Luismi Cámara
LUISMI CÁMARALogroño

El 5 de enero es el día de las ilusiones, de los sueños. Es el día en el que los Reyes Magos se hacen presentes y en el que los más pequeños (y también muchos de los mayores) aguardan con esperanzas los regalos que dejarán durante la noche. Y es el día en el que Las Gaunas muestra su mejor imagen, con unas gradas repletas de niños gritando, esperando el saludo y el guiño de Sus Majestades. Así fue por la mañana.

Por la tarde, ante un número muy inferior de espectadores, los componentes de UD Logroñés también ejercieron de Reyes Magos y brindaron a su afición un valiosísimo triunfo ante el líder (1-0). El triunfo ante el Racing de Santander no solo tiene un evidente valor material traducido en puntos, también supone un subidón anímico para empezar el año que puede servir como punto de inflexión que lance definitivamente a los blanquirrojos hacia la zona de ascenso a la Segunda División.

Cierto es que la UDL no lo tuvo fácil. Ya la propia composición del once inicial tenía sus complicaciones ante las importantes bajas de la plantilla dirigida por Sergio Rodríguez, sobre todo, en los cuartos delanteros.

El técnico se inventó un improvisado ariete: Víctor López. Y no estuvo muy lejos de que la fórmula mágica le saliera perfecta bien pronto. El riojano dispuso de dos ocasiones prácticamente consecutivas en los minutos 12 y 14. En la primera, Víctor lo hizo todo bien salvo la definición final ante Iván Crespo. En la siguiente, el blanquirrojo se fue por velocidad pero de nuevo el cancerbero visitante volvió a desbaratar la clara oportunidad local.

Sonia Tercero

El ¡uyyyyy! ya es un clásico en Las Gaunas. Mucho casi y poco gol es lo que ve el aficionado riojano en los partidos de su equipo. Esas dificultades para marcar son las que lastran a la UDL y le ha restado la posibilidad de sumar un buen puñado de puntos que añadir a los acumulados en esta primera vuelta.

En este partido, con Marcos André todavía convaleciente de una lesión y con Ander Vitoria muy mermado tras una semana en la que ha sufrido un virus, las carencias ofensivas se acrecentaban. Víctor se convirtió en una solución de urgencia, y el jugador estuvo activo, participativo y buscó la vuelta a los centrales cántabros, pero no encontró la recompensa del gol cuando tuvo ocasión.

Tampoco es que el Racing pusiera en peligro a Miguel en la primera mitad. Rafa de Vicente fue el que más se acercó al gol con un violento disparo que se marchó fuera por poco, cerca de la cruceta.

Los logroñeses tuteaban al líder de la categoría. Y eso que el rival mostró el poso de equipo de calidad muy bien trabajado. Los santanderinos controlaban el balón con mucho toque pero sin profundidad.

Durante el descanso, los Reyes Magos volvieron a saltar al cesped (esta vez sin necesidad de los espectaculares caimanes) para hacer un curioso saque de honor. Mientras, algunos desde la grada les pedían un regalo de última hora: los tres puntos para los logroñeses. Faltaba ver si Sus Majestades tenían potestad -y ganas- para cumplir con los deseos de la hinchada blanquirroja.

Sonia Tercero

Aparece Ñoño

En la segunda mitad se movió el partido todo lo que no se había movido en los primeros 45 minutos. Carles Salvador casi saca provecho de su pillería cuando se quedó a un suspiro de robarle la cartera al portero rival. Después, De Vicente volvió a sacar su fusil para poner en aprietos a los locales y Rubén puso a prueba otra vez a Crespo. En diez minutos el choque pudo ponerse de uno y otro lado varias veces.

Y apareció de repente Ñoño. El gaditano, desaparecido hasta entonces, aprovechó un mal despeje de la zaga racinguista para encontrar el camino al gol en el minuto 57. Fue el último servicio del jugador antes de ser cambiado nueve minutos después. El líder caía en Las Gaunas. Tocaba ahora defender con uñas y dientes este magnífico resultado.

Ñoño celebra el gol.
Ñoño celebra el gol. / Sonia Tercero

La UDL intentó tocar más el balón, aunque fuera ya sin un especial interés por ponerlo en riesgo. Daba igual no ir ya hacia la portería, la cuestión era que el Racing no se acercara a la portería local. Y cuando lo hizo, ahí estaba el gran capitán. Como en el 77, cuando Miguel sacó una mano mágica para despejar el tiro de Dani Segovia cuando el empate ya amenazaba con subir al marcador.

El Racing se vio obligado a irse hacia arriba para evitar la segunda derrota de la temporada. El conjunto logroñés aguantó a la espera de un contraataque que le permitiera certificar definitivamente una valiosísima victoria. No llegó, pero tampoco lo hizo el tanto visitante.

Y el regalo anticipado de Reyes para la animosa hinchada blanquirroja llegó por adelantado. Tres puntos para empezar el año de la mejor forma posible. Ahora toca que el regalo llegue más allá, que se extienda en el tiempo y que los sueños de ascenso que se han disparado en este 5 de enero se puedan convertir en realidad cuando ya se sienta cercano el verano.

Temas

Udl, Fútbol