Fútbol

Anduva castiga a la UDL

Fernando Díaz

Los blanquirrojos hicieron méritos para sacar un resultado positivo pero cayeron por un error defensivo que se convirtió en el gol del Mirandés

LUISMI CÁMARA

Anduva no perdona. La UD Logroñés acumuló méritos por juego, dominio del partido, ocasiones claras para marcar, pero se quedó sin premio alguno. El Mirandés, por su parte, aprovechó un despiste defensivo a los 10 minutos para lograr el único tanto de un intenso duelo entre aspirantes al 'play off' de ascenso.

Las fotos del encuentro

El Mirandés dio una lección de oficio a los riojanos y enseñó cómo sacar rendimiento a su primera y casi única ocasión (tuvo una más ya en el ocaso del choque) y cómo aguantar un resultado favorable a base de mantenerse bien plantado ante un rival que tuvo el balón de su lado pero que careció de fortuna. Por todo esto, la clase recibida en Anduva acabó con castigo para la UDL.

Tras unos primeros minutos en los que los dos equipos se dedicaron a asentarse en el campo, una falta trajo consigo un tempranero disgusto a los visitantes. Sergio González remató en boca de gol por dos veces. La primera ocasión la repelió como pudo Miguel, pero el jugador local no perdonó en su segundo intento, ante la pasiva defensa rival, y adelantó a los locales en el minuto 10.

No se vino abajo la UDL y pasó a dominar el partido pese al jarro de agua fría recibido. De hecho, Ñoño buscó el empate en la siguiente jugada pero la defensa lo impidió cuando se olía el peligro.

Rayco fue el que tuvo el empate en sus botas en dos ocasiones casi consecutivas. En el 18, en una jugada por el interior, Ander Vitoria tocó el balón pero fue su compañero el que, viniendo desde atrás, remató. El disparo mordido del blanquirrojo se marchó fuera. Apenas un par de minutos después, finalizó una gran jugada con un tiro al que respondió con un paradón Limones.

Rubén Martínez también lo intentó con un tiro con rosca que no encontró puerta en el 36.

Era la UD Logroñés la que controlaba el encuentro, pero no conseguía sumar más ocasiones claras para devolver la igualdad al choque.

El gol se cantó en la prolongación de la primera parte entre los aficionados riojanos, pero Sergio Usón Rosel se encargó en un suspiro de eliminar la alegría visitante. El colegiado anuló el tanto de Bobadilla y le mostró la cartulina amarilla por ayudarse de la mano para meter el balón en la portería local.

El descanso llegaba a Anduva en un nuevo partido en el que la UDL controlaba más el juego que su rival pero obtenía menos rédito que el adversario por su ineficacia ofensiva y sus despistes atrás.

Limones se convirtió en la pesadilla para los visitantes cuando, nada más comenzar la segunda parte, volvió a sacar su pericia para desbaratar la ocasión de Rubén Martínez.

Los logroñeses seguían completando un buen duelo sin premio y el Mirandés comenzaba a ponerse nervioso. El problema para los de Sergio Rodríguez era que, aunque el dominio era de los suyos, el marcador seguía siendo de los castellanos. Y, cuando los de Borja Jiménez se sacudían el dominio blanquirrojo, soltaba algún zarpazo para recordar que Anduva era un campo en el que los puntos suelen quedarse en el vestuario local.

Pero la UDL seguía en la búsqueda de algo para lo que estaba haciendo méritos más que suficientes. Andy, en el 66, volvió a quedarse a escasos centímetros de conseguir la recompensa que se estaban ganando sobre el terreno de juego. No era el día. Su lanzamiento de falta directa al palo largo golpeó la cepa del poste y el balón se escapó por la línea de fondo.

El Mirandés, mientras tanto, tiraba de oficio. Los jugadores rojillos acumulan muchas horas sobre los campos de Segunda B y saben cómo perder tiempo, desquiciar a los rivales, hacer las faltas necesarias para romper el ritmo y dejarse caer cuando el equipo pierde el norte por momentos... Y, además, son capaces de aguantar un resultado ajustado y esperar su ocasión para acabar por matar el partido. Casi lo consiguen cuando, en el minuto 82, Díaz encaró a Miguel, pero el capitán blanquirrojo evitó la puñalada definitiva. Matheus la tuvo también un minuto después.

No hizo les hizo falta ese segundo gol a los mirandeses porque la UDL se quedó sin fuerzas para buscar la portería contraria en los últimos minutos.

La victoria se quedó en casa pero el partido no terminó con el pitido final. Para acabar por amargar la tarde a los blanquirrojos, el local Hugo Rama se encaró con la afición riojana nada más finalizar el choque y se montó una tangana en la que se vieron implicados componentes de los dos equipos. Un final feo para un partido tras el que la UD Logroñés sale del puesto de privilegio conquistado la pasada jornada.

 

Fotos

Vídeos