Fútbol

De la pena máxima al éxtasis

De la pena máxima al éxtasis

La UD Logroñes falló una pena máxima al cuarto de hora de partido y no supo encontrar el camino del gol hasta que, en el descuento, Bobadilla emergió para dar un triunfo que permite a los blanquirrojos dormir en puestos de 'play off'

Luismi Cámara
LUISMI CÁMARALogroño

Tras un mal comienzo de liga, la renta de 19 puntos de los últimos 24 habían permitido a la UD Logroñés acariciar ya las ansiadas plazas de 'play off'. De hecho, el triunfo ante el Vitoria les aseguraba dormir entre los cuatro primeros, algo impensable hace apenas unas semanas. Pudo hacerlo por dominio del partido, pero no encontró la portería de un gran Cebriá... ni desde el punto de penalti. Lo tuvo al cuarto de hora, lo falló y el paso de los minutos diluyó el juego, borró las ocasiones claras y el sueño de colarse en zona de ascenso se esfumaba con un empate insuficiente... hasta que apareció Bobadilla para marcar de cabeza en el descuento y llevar la euforia a la afición riojana. Los logroñeses alcanzan ya los 25 puntos y mañana esperarán los resultados de los rivales a un punto del Barakaldo y a cuatro del líder, el Racing de Santander.

El rival era propicio para dar una nueva alegría a la afición de Las Gaunas ya que el Vitoria llegaba a la capital riojana con la necesidad de sumar para intentar salir de los puestos bajos de la tabla. Cierto es que los alaveses habían sacado buena parte de sus puntos lejos de su campo.

1 UD LOGROÑÉS

Miguel, Iglesias, Caneda, Bobadilla, Flaño, Carles Salvador, Olaetxea, Ñoño, Víctor López (Rubén Martínez, 62), Rayco (Ander Vitoria, m.70) y Marcos André (Andy, m.77).

0 VITORIA

Cebriá, Camus, Escoruela, Hernández, Kaiser, Atienza, Lara, Ribeiro (Txaber, m.51), Koldo Obieta, Iruretagoyena (Dieng, m.64) y Regís (Dios, m.80).

Goles
1-0 m.90: Bobadilla remata de cabeza un saque de esquina botado por Carles Salvador.
Árbitro
Igor Garcés (navarra), auxiliado por Cornago y Osta. Amonestó a los locales Bobadilla (m.16) y Ñoño (m.44) y a los visitantes Kaiser (65), Txaber (71), Escoruela (73) y Obieta (m.90).
Incidencias
Tarde muy fría en Las Gaunas. 2.696 espectadores.

El de ayer era un día para no fallar. Y la UD Logroñés no lo hizo. Otro síntoma claro de que las cosas están cambiando en el equipo blanquirrojo. Victoria ante el Vitoria 1-0 y primera oportunidad en la temporada para pisar la tierra prometida. Puestos de 'play off'.

S

Y en Logroño, el filial del Eibar (sí, no del Alavés) se plantó bien sobre el campo desde el inicio y mantenía alejado de los dominios de Cebriá.

Hasta que, en un corner sacado en corto, el balón acabó golpeando la mano de uno de los defensas visitantes. Penalti claro que no dudó en señalar Garcés Bargada. Parecía una buena ocasión para adelantarse pronto. Rayco se dispuso a lanzar la pena máxima, golpeó y el balón se fue por encima de la portería rival.

Oportunidad desaprovechada y vuelta a empezar. La UDL siguió controlando el duelo y tuvo algunas ocasiones, con una doble oportunidad de Marcos André -un primer remate de cabeza que se fue y otro disparo que mandó al lateral de la red-, o con otro tiro de Ñoño que Cebriá detuvo.

El que estaba desaparecido era Rayco, que tras su error en el penalti se vino abajo y no aparecía en las acciones ofensivas de su equipo. El canario, tras una gran pretemporada, se lesionó y estaba comenzando a entrar ya con asiduidad en los planes de Sergio Rodríguez. El gol podía haber supuesto un acicate en la búsquedad de su mejor versión. El fallo significó lo contrario y el ariete se diluyó... y con él, el equipo, que no logró hilar lo suficientemente fino como para acercarse con peligro hasta el área opuesta. Solo unas chispas finales del isleño despertaron las ilusiones en la grada justo antes del descanso, aunque sin el resultado final buscado.

En la segunda parte, la UDL prosiguió con su dominio, controlando el balón ante un Vitoria al que lo único que le preocupaba era que fueran corriendo los minutos. Las intentonas ofensivas quedaban en nada porque los blanquirrojos no estaban finos en los metros finales.

Los logroñeses comenzaron a caer en la ansiedad y faltaba el criterio. Un momento de inspiración podía haber bastado. Pero hasta eso faltó. Como cuando Rubén Martínez encaró a Cebriá en el minuto 68. Lo que era un mano a mano claro se convirtió en un momento de oscuridad para el blanquirrojo, que acabo con el portero visitante ganándole la partida.

El cancerbero visitante se convirtió en la estrella del partido y en la oveja negra del Rubén Martínez con otra brillante intervención poco después.

La puerta parecía cerrada. La UDL atacó, insistió, pero y el gol no llegó... hasta que, en el descuento, Bobadilla emergió, precisamente desde el punto de penalti, para conectar un cabezazo, dirigir el balón hacia el poste derecho y lograr un gol que desató la locura en Las Gaunas, que pasó de la pena máxima al éxtasis final.

Temas

Udl, Fútbol
 

Fotos

Vídeos