Fútbol

La horizontalidad no gana partidos

Juan Carlos Román

La UD Logroñés vuelve a fracasar en un partido que dominó, en el que no sufrió apenas y en el que evidenció de nuevo su preocupante ausencia de capacidad goleadora

LUISMI CÁMARA

Que la UD Logroñés es uno de los equipos que mejor la tocan en la Segunda B es incuestionable. Sin embargo, este comienzo de campaña hace evidente que no encuentra la forma de hacer efectivo el dominio sobre el césped. Peca de excesiva horizontalidad y nula verticalidad. Controla pero no amenaza y tanto toque hace que el rival ni se descoloque ni se descomponga.

La falta de profundidad, el escaso empleo de las bandas y el ausente acierto de los delanteros riojanos cuando el balón ronda el área rival que ha mostrado en estos tres partidos es preocupante.

En Langreo, el equipo logroñés sacó un nuevo empate, el tercero en otros tantos partidos. Resultado insuficiente. No se pierde, pero los que van de tres en tres comienzan a tomar ventaja.

Ante un rival bien plantado pero sin amenaza ofensiva, la UDL no sufrió pero tampoco disfrutó... Y cuando tuvo alguna oportunidad, la ineficacia de los delanteros y el buen hacer de Imanol Elías impidieron un triunfo que comienza a hacerse ya necesario.

Más

Poco se parecían los onces de este domingo a los de la eliminatoria copera del pasado miércoles, aunque Sergio Rodríguez esperaba obtener el mismo buen resultado obtenido entonces para comenzar a contar triunfos después de los dos empates iniciales.

Para ello, los blanquirrojos buscaron tener el control del partido desde el inicio del duelo. Ñoño, incisivo en estos primeros instantes, buscó poner en dificultades a Imanol Elías ya en el minuto cuatro pero su disparo golpeó en el lateral de la red.

Doce minutos le costó al Langreo acercarse hasta los dominios de Miguel pero fue Juan Iglesias el encargado de alejar los problemas de la zona de su capitán.

El guión parecía claro. La UDL pretendía hacerse con el partido mediante el dominio del esférico e ir madurando al rival hasta que fueran cayendo las ocasiones de gol. Mientras, los asturianos no tenían demasiado interés en manejar el balón y esperaban con tranquilidad su oportunidad en alguna acción aislada.

El gol que tanto le está costando encontrar al conjunto blanquirrojo en esta fase inicial de la campaña se hacía esperar pese a los intentos de Ander Vitoria, que está llamado a ser la principal arma ofensiva de los riojanos. Primero lo intentó con un disparo suave que paró el portero local. Ya en el minuto 25, el ariete vizcaíno se quitó primero de encima a Alain, después encaró a Zubiri y acabó su jugada personal con un buen disparó a puerta con la zurda que recibió la acertada respuesta de Imanol, que despejó la ocasión más clara del partido hasta el momento.

Hilvanaba pases la UDL en el Nuevo Ganzábal pero la retaguardia local apenas se sentía amenazada por los hombres de un Sergio Rodríguez que no parecía demasiado contento con la actuación de sus pupilos sobre el césped artificial de la localidad asturiana.

La Unión Popular Langreo aprovechó unos minutos en los que su rival perdió el sitio para soltarse la melena y buscar su oportunidad. La tuvo en el minuto 41 con un disparo de Dani López en un peligroso contragolpe. Vivían los locales entonces sus mejores minutos y mostraron un desparpajo no visto hasta estos instantes para buscar la meta de Miguel.

Un último intento de Ñoño y Borja Sánchez dio paso a un descanso en el que el técnico visitante tenía que cambiar muchas cosas para obtener algo más que el tercer empate consecutivo. Punto a punto no vale para optar a los puestos de privilegio...

Parece que lo entendieron los blanquirrojos. De hecho, en el minuto 50, una buena combinación entre Borja y Ñoño acabó con una gran volea de Rayco que apuntaba a convertirse en el primer gol del partido. Otra vez Imanol, con un paradón al tiro a bocajarro del delantero contrario, desbarató la mejor intentona de los logroñeses.

Fue un espejismo. Ni siquiera se volvió al esquema anterior de dominio visitante sin ocasiones. El Langreo, tirando de orden y trabajo, le iba ganando la cara al partido y comenzaba a hacerse valer y a crecer ante una UDL que se difuminaba por momentos. Los locales no apretaban a Miguel pero sus razones se imponían a las de su oponente.

Ander Vitoria volvió a buscar el gol en otra acción dentro del área rival. Su mal remate, que fue a parar manso a las manos del guardameta local, no estuvo a la altura de la buena acción previa del delantero.

Quedaban quince minutos y el técnico logroñés decidía ir a por todas poniendo a Marcos André sobre el terreno de juego. El brasileño tampoco fue el revulsivo esperado. Ni él marcó en un amago de ocasión que dispuso ni Andy lo hizo poco después en un disparo que lamió el palo con la ayuda del siempre presente Imanol.

La UDL no acertó con el gol y, encima, tuvo que agradecer a Miguel la parada al cabezazo de Alain en la última jugada del partido y que hizo menos malo el empate obtenido, otras tablas que demuestran que tanta horizontalidad no sirve para ganar partidos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos