Fútbol

Papeles cambiados

Fernando Díaz

El Calahorra se apunta el derbi ante la UDL y se mantiene entre los mejores | Los blanquirrojos están en descenso y su imagen sobre el campo es la de un equipo sin ideas

Luismi Cámara
LUISMI CÁMARALogroño

El día y la noche. Arriba y abajo. La alegría y la tristeza. Calahorra y UD Logroñés. Uno vive en el optimismo del que se encuentra entre los mejores cuando muchos le colocaban ya con la soga al cuello. Al otro le toca ver cómo gestiona la ansiedad de caer en el fondo, en puestos de descenso, cuando se le consideraba uno de los aspirantes a la promoción de ascenso.

Los rojillos ocultan sus defectos de novato en la categoría, tras muchos años en Tercera, y muestran una solidez propia de equipo asentado y con sólidos cimientos. Los logroñeses naufragan en la incertidumbre de la candidez defensiva, la horizontalidad mal entendida y la inoperancia ofensiva.

Más

El triunfo del Calahorra en el esperado derbi regional (2-0) es la consecuencia de dos tendencias opuestas, de dos equipos que han cambiado los papeles que les habían asignado a principio de temporada, de un grupo que sonríe frente a otro que tiembla.

El día no podía ser mejor y el ambiente era inigualable en la gran fiesta para el fútbol riojano. Sol, calor y unas aficiones hermanadas que disfrutaron juntas de la previa del partido en tierras calagurritanas y que sólo se separaron ya en el campo para animar a sus respectivos equipos. La Planilla vivía una tarde ideal para el fútbol, con unas 3.000 personas en sus gradas. Sólo faltaba que los dos contrincantes estuvieran a la altura del entorno. Uno lo estuvo, al otro todavía se le espera.

2 Calahrorra

Zabal, Yasin, Barrio, Cristian (Duro, 73), Morgado, Cárdenas, Parla, Auzmendi (Barcina, 81), Goñi, Rodrigo y UIbis (Gabri, 61)

0 UD Logroñés

Miguel, Santos (Víctor, 73'), CAneda, Bijimine, Iglesias, Andy, Salvador (Borja, 83'), Rayco, Olaetxea, Rubén (Vitoria, 67) y Marcos André

Goles
1-0, minuto 45, Ubis remata en boca de gol un centro de Rodrigo que iba hacia el segundo palo. 2-0, minuto 72. Goñi supera a Miguel con un magnífico remate de cabeza
Árbitro
Velasco. Ayudado por Aos y Palacios. Amonestó a Morgado, Barrio y Parla por el Calahorra, y a Andy, Olaetxea y Rayco por el UD Logroñés
incidencias
La Planilla. Tarde soleada. 3.000 espectadores

La angustia de los visitantes (sin triunfo alguno en el comienzo de la liga) contrastaba con la tranquilidad de los locales (que no conocían la derrota en un gran inicio de campaña). Así que era de esperar que fueran los necesitados blanquirrojos los que buscaran con más ahínco la portería rival.

Sin un dominador claro, eran los logroñeses los que intentaban controlar el balón pero las ocasiones no llegaban desde ningún bando. Las idas y vueltas, la intensidad y las buenas intenciones no se traducían en acercamientos a los dominios de Nacho Zabal y Miguel. Si acaso, la primera que pudo acabar en algo favorable para uno de los contendientes fue el remate alto de Rodrigo a la salida de un córner de los rojillos.

A la media hora de juego, justo antes de la parada técnica para hidratarse, llegó el primer remate entre los tres palos de uno de los dos rivales. Fue en una falta de Auzmendi y que Miguel despejó a córner. El local a punto estuvo de sorprender de nuevo al capitán visitante en ese posterior saque de esquina que sacó con mucha intención.

La UDL tomó la iniciativa en el tercio final de la primera mitad pero Zabal era un espectador más. El Calahorra, por su parte, no dudaba en romper con faltas el ritmo de juego.

Se acercaba el descanso con la igualdad como nota dominante y con los logroñeses romos, como siempre. Pero el Calahorra no suele perdonar si tiene una. Y Ubis, menos. El árbitro ya controlaba el tiempo a descontar cuando un centro de Rodrigo fue aprovechado por el ariere rojillo para poner el pie por delante de Miguel y mandar el esférico a la red. El plan del Calahorra marchaba según el esquema establecido. No podía decir lo mismo Sergio Rodríguez, que se iba al vestuario con un equipo al que apenas había inquietado el rival y al que, sin embargo, le tocaba remontar.

En la segunda mitad los de la Rioja Baja se crecieron. El gol les dio todavía más confianza. No les preocupaba si el rival manejaba más el balón, pero tenía claro que no quería especular con el esférico en su pies y manejaba el partido de forma inteligente. Si podía, intentaba alguna ofensiva por las bandas, si no, se dedicaba a matar el choque.

Y cuando la UDL quiso, no sólo falló el golpe, además se llevó un sopapo definitivo.

En el minuto 70, una buena jugada blanquirroja liderada por Olaetxea acabó con un disparo de Marcos André que golpeó en el poste. Se escapaba el empate.

En la jugada prácticamente posterior, un intenso Rodrigo progresó para acabar centrando al segundo palo y que Adrien Goñi rematara de cabeza para lograr el segundo tanto local.

Quedaban apenas 20 minutos y el partido estaba totalmente decantado hacia el lado calagurritano. Los de Miguel Sola ni siquiera estaban haciendo un partido espectacular, sólo estaban siendo sólidos, regulares y certeros, que no es poco. Cumplieron con lo que tenían que hacer y encima no sufrieron para obtener el fruto que buscaban.

La UDL, sin embargo, comenzó desacertada y acabó noqueada. Su bloqueo aumentó más si cabe con el paso del duelo, con una lentitud y una falta de ideas preocupante. De hecho, buena parte de los últimos minutos se jugaron más en campo visitante que en el local. La derrota se cerraba y se abrían las bocas de los aficionados logroñeses, con gritos de «¡Sergio vete ya!». Desde luego, esta semana van a vivir mucho más tranquilos en La Planilla que en Las Gaunas...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos