Fútbol

El lobo se come a los rojillos en el descuento

El lobo se come a los rojillos en el descuento
Sergio Martínez

Un gol en el 91 da al traste con la remontada del Calahorra, que logró igualar la ventaja burgalesa de dos goles pero que vio escapar el partido en los instantes finales

LA RIOJA

El Mirandés era el lobo. Llegó a Calahorra como equipo puntero de la categoría y con sus credenciales de rival más que peligroso como visitante. Pero se presentaba en uno de los campos más difíciles en este inicio de campaña y del que nadie había podido llevarse un triunfo. La presa era, por tanto, difícil de cazar. Porque los riojanos no se dan por vencidos... y menos ante su afición.

Y lo demostraron, tras sobreponerse a dos goles en diez minutos, según salían del descanso. Lo hicieron con garra, intensidad y tesón. Cuando se cerraron las heridas, fueron a matar al lobo... pero el cuento no acabó con final feliz. Un gol en el descuento dio el triunfo a los burgaleses (2-3) ante un Calahorra que pierde altura en la tabla y debe centrarse en sus objetivos iniciales de seguir disfrutando de la Segunda B el año próximo.

En el duelo de rojillos -al Mirandés esta vez le tocó vestir el verde de su segunda equipación- comenzó mandando el Calahorra. Los burgaleses intentaban imponer una presión alta para provocar los errores de los riojanos, pero eran los locales los que mostraban una mayor vocación ofensiva.

Había algún acercamiento pero eran más maullidos que rugidos.

Eso sí, el Calahorra pudo adelantarse en el minuto 18 en la jugada más peligrosa de la primera mitad. Rodrigo profundizó y colgó un balón desde la izquierda. Barrón, en carrera, remató de cabeza pero la respuesta de Limones fue espectacular y envió el balón a córner. Fue lo más reseñable de una primera mitad en la que el propio Barrón, Yasín o Yanis probaron fortuna con escaso acierto.

El Mirandés dispuso de su ocasión para marcar con una falta algo escorada cuando el árbitro ya pensaba en mandar a los 22 jugadores a los vestuarios. Hugo Rama disparó con mucha intención pero Zabal respondió con una gran estirada para mantener su portería a cero.

Lo que parecía un acercamiento puntual, se convirtió en el aviso previo al disgusto.

Tras el descanso, poco o nada le costó al Mirandés adelantarse en el marcador. Habían pasado tres minutos cuando Cárdenas perdió el balón, Matheus se hizo con él para avanzar y soltar un latigazo que se coló besando el poste de la portería local.

El tanto desató definitivamente a los visitantes. Barrón lo intentó de nuevo pero paró un seguro Limones. Hugo Rama obligó poco después a intervenir a Zabal. Y en el minuto 55 llegó el segundo mordisco burgalés. Melli cabeceó a la red en el segundo palo un saque de falta visitante.

Aún pudo ser peor si Zabal no resuelve el mano a mano con Matheus tres minutos después.

El Calahorra se descomponía en apenas unos minutos y su rival intentaba sacar partido y cerrar el choque cuanto antes.

Pero los de Miguel Sola han demostrado que no se rompen con facilidad y, en el 64, Rodrigo volvió a despertar las esperanzas en la afición calagurritana. Gabri recogió con el pecho un balón colgado al área, y su compañero se encargó de remachar la jugada.

Todavía quedaba tiempo para recuperarse.

El Calahorra asedió entonces al Mirandés, sobre todo, mediante balones aéreos y los visitantes se defendían como podían ante el ímpetu riojano e intentaban perder tiempo de forma evidente para calmar las acometidas rojillas.

Y la insistencia tuvo su recompensa con el gol de Parla de penalti en el minuto 80. La pena máxima llegó a la salida de un córner. El balón iba muy pasado y acabó golpeando en el brazo del central Sergio cuando peleaba por evitar el remate de Goñi.

Incluso Barcina pudo darle la vuelta total al choque, pero Limones siguió a lo suyo, que era amargar al Calahorra.

Pero, cuando en la grada se soñaba con un final feliz, o al menos con un dulce punto, apareció de nuevo Matheus para lograr su doble con un gol en el descuento y poner el final triste al cuento, ese en el que el lobo acaba ganando y devorando al protagonista.

 

Fotos

Vídeos