El derbi riojano está a la vuelta de la esquina y ambos equipos llegan en una situación muy diferente a la del partido de ida