UD LOGROÑÉS

«Debemos ser inteligentes sobre el césped y competir»

Sergio Rodríguez conversa con Ibon Labaien, analista, y Laura Gómez, fisioterapeuta, durante la sesión de ayer en el Mundial'82. :: miguel herreros/
Sergio Rodríguez conversa con Ibon Labaien, analista, y Laura Gómez, fisioterapeuta, durante la sesión de ayer en el Mundial'82. :: miguel herreros

El técnico recuerda que a nivel contable los puntos de Miranda valen igual que los de otros partidos, pero no a nivel anímico

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

Un partido de emociones, de pasión en la grada, pero un partido cuyos puntos valen lo mismo que los de otros encuentros. Este es uno de los resúmenes de la exposición que Sergio Rodríguez hace del enfrentamiento que vivirá mañana en Anduva (17.00 horas). Ahora bien, la conclusión siempre es la misma: ganar y disfrutar de una semana más corta, más apacible y mucho más sonriente. Y ganar a un equipo de la zona alta siempre inyecta más confianza que doblegar a una de la zona baja por aquello de la dificultad. Aunque los puntos tengan el mismo valor.

«Al final, los puntos valen igual, ni más ni menos que los de otros partidos», indica Sergio Rodríguez acerca de este partido, aunque no esconde que éste es de esos compromisos marcados en el calendario. «Es especial porque somos dos equipos que estamos en la zona alta y porque estamos hablando de un desplazamiento cercano al que nuestra gente suele acudir», añade.

El técnico esperará hasta el último instante para saber qué jugadores desplaza. Se muestra cauto, si bien Miguel Santos podría regresar a la competición después de varias semanas ausente. Más compleja parece la situación de Lander Olaetxea, que no estuvo en el último encuentro. «No perdemos jugadores, pero a día de hoy no recuperamos a nadie», indica. Eso era ayer, días después de vivir una semana «tranquila, una más», en la que están preparado el partido lo «mejor posible». En Anduva buscan lo que se llevó la Real Sociedad de Las Gaunas. «Las semanas siempre son más largas cuando no sumas los tres puntos», refleja, si bien el once donostiarra no llegó a ganar en Logroño.

«El Mirandés es diferente al del año pasado. Quiere tener la pelota, dominar y combina más»

«Ganar sería muy bueno, porque les pasaríamos en la tabla, seguiríamos arriba y nos daría más confianza»

«No debemos pansar en qué pasara tras jugar en Anduva, sino en el partido. Queda mucha temporada»

Veintiocho puntos frente a veintisiete. Jamás se midieron Mirandés y UDL en una clasificación individual tan igualada. El Mirandés de Borja Jiménez es diferente al de Pablo Alfaro. Por juego y por nombres. A juicio de Rodríguez, «ha regenerado su plantilla, sobre todo de mitad hacia arriba», mientras que en defensa mantiene a jugadores «más expertos». Esa regeneración y cambio de estilo puso fin a la presencia de Diego Cervero en Anduva y también de Borja Sánchez. El primero juega en Burgos y el segundo, en Logroño. A nivel funcional, es un equipo que quiere «tener más la pelota, combina más y busca el dominio del balón».

Más

Esa es la radiografía del rival directo, pero el enemigo es más numeroso este domingo. Queda la grada, la afición, esa imagen que relaciona a Anduva con el fútbol en blanco y negro, cercano a su equipo, presionante, decisivo. «Es un campo muy especial porque el público lo vive y arropa al equipo. Además, es un conjunto que en casa está sacando buenos resultados», apunta. Presión anímica que los riojanos deben asumir como parte del enfrentamiento. «Gestionar las emociones en estos encuentros cuesta más, pero debemos quedarnos con lo positivo. Sabemos que no vamos a estar solos y queremos dar una alegría a todos los aficionados, sobre todo a los que van a acudir a Anduva», indica el técnico en una de las invitaciones que envió ayer al aficionado blanquirrojo a acudir a Miranda de Ebro. Invitación, que en su versión extensa, apela a los sentimientos. «Los jugadores se están dejando la piel en el campo. El resultado puede ser positivo o negativo, pero los futbolistas estarán al máximo de sus posibilidades. Es una buena excusa para ir», sentencia.

Con dos equipos que han variado su forma de afrontar los partidos, Sergio Rodríguez cree que ser un conjunto más directo o más vertical, palabra mucho más futbolística, le confiere las mismas «opciones de ganar» que cuando era una UD Logroñés de más posesión. «Nos da las mismas opciones de ganar. Nos viene mejor jugar como lo hacemos por las características de los jugadores que tenemos. Cada partido y cada año son diferentes. La pasada campaña fuimos a Anduva en una situación límite y no hicimos, ni ellos ni nosotros, un buen partido. Este momento es diferente y el equipo, también», añade.

El reto es mayúsculo. La UDL no gana en Anduva desde el 19 de diciembre del 2010. Única victoria en siete partidos. No son los únicos números. El Mirandés no sabe lo que es una derrota esta temporada ante su afición. «No conocía los datos (los primeros). Son malos, pero vamos a intentar romper la dinámica. Será un partido igualado y duro en el que debemos gestionar las emociones. El Mirandés es un equipo sólido, pero tenemos equipo con posibilidades de todo. La palabra competir es muy importante en Anduva por el adversario y por el público», señala.

Si bien el discurso insta al triunfo, como es lógico, también existe la posibilidad de empatar o perder. Carlos Lasheras, director deportivo de la UD Logroñés, aseguraba ayer en esta mismas páginas que ganar en Anduva supondría «dar un golpe encima de la mesa», mientras que si se pierde, «la Liga seguirá adelante».

Sergio Rodríguez, sin embargo, no quiere anticiparse en la reflexión. Primero, jugar. «Tampoco debemos pensar en qué pasará. Lo afrontamos como un partido muy importante ante un conjunto que nos aventaja en un punto. Si ganamos, les pasamos, lo que sería muy bueno para nosotros porque seguiríamos arriba y nos otorgaría más confianza. Si no ganamos, habrá otro compromiso en siete días y la Liga seguirá. Vamos a pensar, no obstante, en el encuentro y nada más. Queda mucho. Debemos ser inteligentes en el campo y competir», anticipa ante un encuentro en el que el color blanquirrojo será muy importante en las reformadas y vetustas gradas de Anduva. La entidad, desde el despacho, lucha por los 1000 de Anduva. Habrá que esperar a mañana para verlos.

 

Fotos

Vídeos