La Cultural podría hacer una oferta inicial de 100.000 euros por Marcos

El fútbol se convierte en ocasiones en una partida de ajedrez en la que cada movimiento tiene como objetivo el jaque mate. En el mundo del balón, ese mate se traduce en el fichaje de un jugador. La Cultural Leonesa y la UD Logroñés están inmersas en esa pelea, si bien no se han sentado a la mesa, una a cada lado del tablero, sino que de momento plantean una pelea mental previa a los movimientos definitivos.

La Cultural quiere a Marcos André, pero rechaza hacer público su deseo. Deja esos movimientos para los peones de la partida, que hablan de un contrato de cuatro años para el brasileño con unas cifras, no obstante, muy alejadas de las que han pagado por jugadores de su puesto, es decir delanteros. Aun así, cantidades superiores a las que percibe en Logroño.

Los peones anhelan abrir la partida, porque saben que pueden cobrarse al rey económico del tablero. La UDL se enroca. El jugador no saldrá, aseguran sus regentes con rotundidad y remiten al club que quiera hacerse con el rey a pagar 500.000 euros. La cifra se escapa al interés del pretendiente. Mejor gratis. Más tajada para los que se van. Ahora bien, la Cultural mueve pieza y está dispuesta a pagar por ganar la partida. En León hablan de una propuesta inicial de 100.000 euros por el traspaso de un jugador que aún no ha cumplido los 22 años, pero que sabe de qué va la categoría. Ahora mueve pieza la UD Logroñés y ve insuficiente la cuantía. Todo esto, oficiosamente, porque públicamente el silencio es absoluto. Mientras tanto, el rey, que llegó como aspirante a noble a Logroño, disfruta de los entrenamientos. Al mal tiempo, buena cara.

 

Fotos

Vídeos