Cuatro supervivientes

Carles Salvador pugna con Sito Castro, en el partido de Copa. :: /Juan Marín
Carles Salvador pugna con Sito Castro, en el partido de Copa. :: / Juan Marín

Calahorra y UDL se han enfrentado una sola vez; un cuarteto de jugadores repite experiencia dos años después

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

. Calahorra y UD Logroñés se han enfrentado una única vez en su historia. Fue en Copa del Rey el 31 de agosto del 2018. Partido que ha pasado a la historia por la eliminación de los blanquirrojos tras ciento veinte minutos y una horrorosa tanda de penaltis. 3-1 se impusieron los rojillos en aquella noche de verano. Apenas han pasado dos años, pero de aquel partido queda muy poco. El escenario, La Planilla, los escudos y las aficiones. También los presidentes de ambos conjuntos y un puñado de jugadores, cuatro concretamente, que vivieron aquel compromiso sobre el césped. Otros que siguen vistiendo los mismos colores, siguieron el duelo desde el banquillo o la grada.

El conjunto que entonces entrenaba Eduardo Arévalo, hoy director deportivo del Calahorra, formó con Txerra en la portería; Astudillo, Azparren, Cristian y Sito Castro, en defensa; Almagro y Barace, en el eje del círculo central; Mario León, Israel Losa y Toledo, en la media punta; Joseba, en ataque. A lo largo del compromiso se sumaron a él Alberto del Puente, Rubio y Satrústegui. No participó el portero Gonzalo, que sigue en el equipo.

El verano del 2016 supuso en cambio en Calahorra. En julio se sumaban al proyecto de Tomás Lorente Raúl Almagro (Barañain, 1994), Xabier Barace (Tafalla, 1993) y Cristian Fernández (Calahorra, 1992). El primero había debutado en Segunda B un ejercicio antes de la mano del Izarra. Jugó doce encuentros. El segundo, Barace, llegaba desde Tafalla y con más experiencia que Almagro, pues sumaba cuarenta y ocho encuentros en la categoría de bronce repartidos en tres temporadas. Y el tercero no viajó, pues nació muy cerca de La Planilla. Se sumó al proyecto en las mismas fechas que los anteriores, pero con la experiencia única de Tercera División. Gonzalo Gómez (Logroño, 1990) ha sido otra pieza importante para el ascenso del club, aunque ha tenido siempre competencia en la portería.

Los tres primeros han ido cobrando protagonismo con el paso de los años. Almagro disputó 62 encuentros con el Calahorra en las dos últimas campañas; Barace alcanzó los 57, Cristian, los 51, y Gonzalo Gómez, los 40. Fueron piezas importantes en las ideas de Arévalo y de Sola y lo siguen siendo, aunque el técnico navarro no los haya utilizado en todo los encuentros, salvo a Cristian, que ha jugado en los cuatro compromisos ligueros. Sus dos compañeros de campo, en dos; y el portero no se ha estrenado aún en la Liga.

La UD Logroñés acudió a su primer gran desencuentro con los resultados en aquella temporada que supuso el cierre de la época de Carlos Pouso en el banquillo con un once titular del que queda un jugador: Carles Salvador. Felipe, en la portería; Carrillo, Amelibia, Pazó y Reguilón, en defensa; Adrián León y Carles Salvador, sobre el círculo central; Thaylor, Muneta y Fran Pastor, en la media punta; Juanfran, en el área. En el transcurso del encuentro se sumaron Mendi, Espina y Chevi. La UD Logroñés concluyó el duelo con diez jugadores después de que Recio Moreno expulsara a Thaylor en el minuto 61.

Desde fuera del rectángulo de juego siguieron el duelo Jaime Paredes, César Caneda y jugadores del filial como Guille Cabrera o Kike Fernández. Meses después, en el mercado de invierno, se sumaron al proyecto riojano, en el que mandaba Rafa Berges, César Remón y Marcos André.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos