UD LOGROÑÉS

La clasificación puebla la grada de Las Gaunas

Jugadores de UDL y Calahorra con la grada de fondo. /Juan Marín
Jugadores de UDL y Calahorra con la grada de fondo. / Juan Marín

Los 5.527 espectadores que acudieron el domingo a Las Gaunas fijan la marca más destacada de la temporada | La mejor entrada en un partido de liga se vivió en un UDL-Racing, con 7.204 aficionados

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

Las Gaunas registró el domingo la mejor entrada de la temporada. 5.527 espectadores siguieron en directo el partido entre la UD Logroñés y el Calahorra. Hacía mucho tiempo que el feudo blanquirrojo no vivía inmerso en semejante ambiente. Fruto de la novedad, de la rivalidad o de la clasificación, lo cierto es que un encuentro de fútbol, aunque no sea bueno, siempre es más agradable si las gradas están pobladas.

El resultado es lo único que importa en el fútbol. ¿Sí o no? Son muchas las teorías en torno a la relación del marcador con el deporte rey, aunque más allá del romanticismo que genera este deporte, es el resultado el que deriva en títulos, en leyendas y en simples contrataciones y despidos en los banquillos.

ASISTENCIA

5.527 espectadores reunió el pasado domingo el partido entre UDL y Calahorra
La UDL era tercera en la tabla.
5.563 espectadores acudieron a Las Gaunas para ver a UDL y Mirandés el 17 de noviembre del 2017
La UDL era octava en la tabla.
7.204 espectadores vieron en directo el partido UDL-Racing el 31 de enero del 2016
La UDL era segunda en la tabla.
4.825 espectadores presenciaron el duelo entre UDL y Lealtad, último en Las Gaunas de la temporada regular
La UDL era cuarta en la tabla.
9.000 aficionados vieron el partido entre UD Logroñés y Valencia, de Copa del Rey
Fue el 27 de octubre del 2010. Es el récord de asistencia a un partido oficial de la UDL.

Sin embargo, el poder del resultado va más allá del marcador. ¿Influye en el aficionado? Los números dicen que sí. Un equipo que asciende de categoría suele aumentar su masa social; si desciende, habitualmente pierde abonados y socios. Incluso en la misma temporada. Cuando la UD Logroñés se subió al escenario, en su primera campaña, era habitual ver a 5.000 aficionados en las gradas. Pasaron los partidos y las temporadas sin alcanzar ni siquiera el objetivo de jugar el 'play off' de ascenso y el número de asistentes decreció hasta tocar fondo en la trigésimo primera jornada de la campaña 2013/14 cuando sólo 959 espectadores siguieron el partido entre la UD Logroñés y Caudal (1-2). No siquiera los enfrentamientos entre UDL y SD Logroñés llegaron a elevar considerablemente el número de asistentes.

La llegada de Pouso generó expectación, pero no incrementó el número de espectadores. A pesar de estar clasificado durante prácticamente todo el año entre los cuatro primeros, sólo en cuatro ocasiones se rompió la barrera de los 3.000 espectadores. Ahora bien, en este cuarteto de compromisos, la visita del Oviedo en la vigésimo sexta jornada, reunió a 4.135 aficionados y la del Lealtad, en la trigésimo séptima y con el 'play off' garantizado, hizo que 4.835 espectadores disfrutaran del duelo. La campaña arrojó una media de espectadores de 2.607, aunque al único encuentro del 'play off', contra el Huracán, acudieron 6.758 personas.

La asistencia a Las Gaunas mejoró en la segunda campaña del vizcaíno, que se cerró también con la disputa del 'play off'. La visita del Racing, en la vigésimo tercera jornada, estableció un nuevo récord de asistencia: 7.204 espectadores. El anterior lo había fijado la presencia del Alavés: 5.812 espectadores, el 6 de febrero del 2011. En esta campaña se alcanzaron los 4.203 aficionados ante el Racing de Ferrol (jornada vigésimo primera) y los 4.037 contra el Burgos. La media fue de 2.764 personas.

La campaña 2016/17 fue tremendamente convulsa, con tres entrenadores en el banquillo. Únicamente ante Arenas (jornada 14) y el Real Unión (jornada 36) se superaron los 3.000 espectadores.

Más ilusión

La llegada definitiva de Sergio Rodríguez al banquillo ha despertado una mayor ilusión, aunque el equipo no acabara entre los cuatro primeros. Así, el equipo elevó la asistencia media hasta los 2.988 espectadores, con el Mirandés como el adversario de mayor atractivo (5.563 aficionados), mientras que Burgos y Lealtad llevaron la asistencia por encima de los 4.000. En ambos compromisos, la UDL era quinta en la tabla.

Los números de la actual campaña son también buenos. Han mejorado con la inclusión de la UD Logroñés entre los cuatro primeros clasificados. Así, frente al Racing y en un día complicado como el 5 de enero, el partido reunió a 3.600 espectadores; ante el Langreo, y terceros en la clasificación, acudieron 3.022, la tercera mejor entrada del ejercicio, porque la mejor ha sido la ofertada el domingo, contra el Calahorra. La media, en los catorce partidos jugados hasta la fecha, alcanza los 2.949 espectadores, cifra que puede aumentar, porque aún tienen que acudir a Las Gaunas conjuntos como el Mirandés.