El cambio de tendencia como visitante tras dos victorias

S.M. LOGROÑO.

Hace unas semanas era temido este momento del calendario, cuando el Calahorra no conseguía arrancar como visitante, incapaz de estrenar su casillero de victorias y mostrando una imagen bien diferente a la que daba en La Planilla. Sin embargo, la tendencia se ha invertido en las últimas semanas y es precisamente lejos de su feudo donde el Calahorra ha dado su mejor versión, precisamente ante dos rivales tan complejos como el Barakaldo y el Sporting B. Por eso no sienta tan mal enfrentarse a dos partidos a domicilio de forma consecutiva y el resultado de esta tarde marcará con que ánimo regresa el Calahorra a La Planilla la próxima semana, en un partido que se jugará el sábado 8 de diciembre a las 16.30 horas.

Las referencias de los partidos en Lasesarre y en Mareo cuentan con varios denominadores comunes. En ambos encuentros el Calahorra comenzó intenso desde el pitido inicial, concentrado y sin conceder a su rival para comenzar a crecer desde la fortaleza grupal. La cohesión y los apoyos son fundamentales. En esos partidos el Calahorra también destacó por aprovechar sus oportunidades para poner en ventaja el marcador y por tratar de jugar el balón cuando se hacía con su dominio, algo que será más complejo esta tarde ante el Vitoria.

Rojillos en Ellakuri

El Calahorra contará además con un importante apoyo de su afición, que le ha acompañado en todos sus desplazamientos, destacando el del pasado fin de semana en Gijón, donde los jugadores les agradecieron su presencia tras el pitido final. La Peña Crianza Rojilla organizó un viaje que completó hace tres días sus plazas, a lo que hay que sumar los aficionados que lleguen a Ellakuri con sus vehículos particulares. Con todo ello, el Calahorra podría tener esta tarde mayoría frente a los seguidores locales en las gradas del campo alavés.

 

Fotos

Vídeos