C. DEPORTIVO CALAHORRA

Un cambio obligado, un problema puntual

Morgado juega el balón en un entrenamiento. :: s.m./
Morgado juega el balón en un entrenamiento. :: s.m.

Morgado fue sustituido el domingo por unos mareos que no parecen hacer peligrar su participación en la próxima jornada

Sergio Martínez
SERGIO MARTÍNEZLogroño

Miguel Sola sorprendió el pasado domingo ante la Cultural de Durango con dos cambios al descanso. Auzmendi y Morgado se retiraron para dar paso a Barcina y Javi Duro. Gastar los refuerzos tan pronto fue extraño, especialmente en el caso de Alberto Morgado, por ser defensa y por estar realizando hasta entonces una buena actuación. Pero tenía una explicación, y es que el lateral vitoriano estaba sufriendo unos mareos, tal y como desveló al finalizar el encuentro Miguel Sola. Fue un cambio obligado.

La situación fue llamativa para el público, pero ése era un factor con el que ya contaba Sola, y es que Morgado no se había encontrado en buenas condiciones en toda la semana, tal y como él mismo explica: «Llevaba unos días en los que me levantaba un poco mareado, pero luego entrenando no me iba a más y aguantaba bastante bien».

Completó, por lo tanto, con algunas molestias pero sin problemas las cuatro sesiones de la pasada semana y entró en el once rojillo, en el que es una de las piezas clave, más aún cuando la lesión de Yasin ha dejado la defensa rojilla con menos opciones. El mismo día del partido, Morgado habló con Miguel Sola: «Le dije que me había vuelto a levantar mareado pero por la tarde las sensaciones eran buenas y estaba dispuesto a jugar si así lo consideraba».

Los mareos, sin embargo, regresaron durante la primera parte, «no tuve buenas sensaciones y en el descanso me mareé un poco más», explica el lateral, que apunta a que el problema pueda llegar por nervios y tensión en el cuello y las cervicales, y que es algo que «nunca» le había pasado. «Creo que es algo puntual», resume. Morgado recalca su intención de entrenar hoy, después de que el lunes realizase parte de la sesión de recuperación con el grupo y otra parte con Ángela Garrido, fisioterapeuta del equipo.

El lateral no pudo ver la segunda parte del partido ante la Cultural de Durango ya que estuvo siendo atendido en la ambulancia, donde le realizaron algunas pruebas, pero sí valora el primer tiempo: «Después del gol no sé por qué motivo nos metimos atrás cuando habíamos empezado bien, manejando el partido y haciendo ocasiones». Por último, Alberto Morgado analiza la situación de un equipo que está viviendo sus peores momentos: «Son sensaciones. A principio de temporada llegábamos tres veces y metíamos dos goles y el rival no. Ahora es al revés. Confío mucho en este equipo, somos los mismos que al principio de temporada dimos tan buena imagen. Hay que trabajar igual que hasta ahora y dar más». En la primera ocasión para revertir la situación, ante el Barakaldo, la presencia de Morgado parece no correr peligro.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos