El camaleón blanquirrojo

Un momento del derbi anterior. /Fernando Díaz
Un momento del derbi anterior. / Fernando Díaz

La UDL ha hecho de la necesidad virtud para adaptarse a la categoría con una plantilla plagada de lesiones | Del equipo posesivo, horizontal y endeble atrás del inicio, los de Rodríguez han mutado en verticales, prácticos e inexpugnables

Eloy Madorrán
ELOY MADORRÁNLogroño

La UD Logroñés o el arte de hacer de la necesidad virtud. El equipo que entrena Sergio Rodríguez ha mutado desde el titubeante inicio liguero hasta la inquebrantable solidez de las últimas jornadas. La versión más camaleónica de una plantilla que no ha variado mucho en nombres, pero que ha madurado hasta rozar la perfección defensiva.

El periplo blanquirrojo arrancó muy mal. Sergio Rodríguez tiene claro cómo quiere que juegue su equipo: posesión larga, mover el balón hasta atraer al rival y a partir de ahí, rapidez en la transición hasta los metros de la verdad. Para ello, el técnico comenzó intentando encajar al mayor número de fichajes posibles. Hasta cinco en el primer partido: Flaño, Bijimine, Olaetxea, Andy y Vitoria. Empate sin goles en Durango.

Mucho jugador nuevo. Se necesitaban minutos de competición para acoplarse y poner en práctica la pizarra de Sergio Rodríguez. Pero tiempo era justo lo que no tenía el equipo visto su trayectoria. Los malos resultados situaron al entrenador entre la espada y la pared en la sexta jornada. El equipo ocupaba puestos de descenso (puesto 17, tres puntos). Ganar en Las Gaunas al Real Unión o a la calle. Decidió jugársela con los futbolistas de su confianza y le salió cara (2-0).

La llegada de Iñaki ha dotado a la banda izquierda de una profundidad desconocida hasta ahora

A partir de esa cita, Juan Iglesias y Bobadilla se apropian del lateral derecho y la zona central izquierda. Junto al insustituible Caneda en el centro y al cumplidor Flaño en la izquierda (ante la baja de Paredes), Sergio encuentra su defensa. Por ahí empieza a construirse la 'nueva' UDL. A fútbol se puede jugar de dos maneras: a meter un gol más que el rival, o a que no te metan gol y a esperar a ver qué pasa adelante. Los blanquirrojos son de los segundos. Y vaya si lo están consiguiendo.

Al triunfo ante el Real Unión le siguen un empate en Lezama (0-0) y tres victorias, dos en Las Gaunas ante Tudelano (1-0) y Amorebieta (2) y una en Torrelavega (0-1). Esta última fue la primera lejos de Logroño. La UDL por fin entendía la categoría. Para entonces el equipo ya era quinto en la tabla (16 puntos) y había recuperado la autoestima. El gran mérito de los blanquirrojos fue superar este tramo liguero con una plaga de lesionados. Raro es el jugador que no ha pasado por la enfermería esta temporada. Caneda, Remón, Santos, Rayco, Andy, Ñoño, Vitoria, Marcos André, Olaetxea, Santamaría, Arnedo... Jugadores como Bobadilla, Paredes, Víctor, Rubén Martínez o Carles Salvador dieron un paso adelante y crecieron sobre el terreno de juego.

Media por partido

TIROS
11
PASES
411
BALONES PERDIDOS
123
RECUPERACIONES
92

Posesión

53%
de posesión. Ahora es una posesión más práctica que al inicio de la competición.

UDL: ¿En qué ha cambiado?

La UDL se ha convertido en un equipo más vertical, que ha sacrificado algo de posesión por rapidez. Y todo ello basado con una eficacia defensiva de récord.

PUNTOS FUERTES

1. Encaja muy pocos goles.

2. Recupera a todos los lesionados.

3. Los refuerzos han aportado ya.

PUNTOS DÉBILES

1. El lastre del mal inicio liguero.

2. En ocasiones, se añora un líder.

3. Escasa capacidad anotadora.

Pero la UDL supo hacer de la necesidad virtud. Una derrota en Lejona tras dos minutos iniciales de caraja (2-1) dio paso a tres victorias consecutivas: Gernika (2-0), Oviedo (0-1) y Vitoria (1-0). Para concluir la racha, empate en Las Gaunas ante el filial de la Real Sociedad (1-1). Thior superó a Miguel en aquel partido (2/12/2018). Fue el último gol que ha encajado el portero de la UDL en Las Gaunas. Por ahí pasan muchos de los éxitos blanquirrojos: los goles encajados. En la actualidad, Martínez de Corta es el portero menos goleado de las tres principales categorías de las ligas europeas. Un mérito repartido con todos sus compañeros, como se encarga siempre de recalcar el cancerbero.

En la jornada dieciséis la UDL cayó en Miranda (1-0). Y desde entonces el equipo ha enlazado siete jornadas consecutivas sin perder -dos empates, Arenas e Izarra, y cinco victorias: Racing (1-0), Durango (1-0), Barakaldo (0-1), Langreo (1-0) y Sporting (0-2)- y sin encajar gol. Una racha que sigue abierta y que, de momento, ha llevado al conjunto blanquirrojo hasta la tercera posición, con 43 puntos.

Grandes perspectivas

Si la temporada no auguraba nada bueno después de cinco partidos disputados, ahora las perspectivas son diametralmente opuestas. Hay varias razones para la esperanza. La primera es la recuperación de los lesionados. Salvo Arnedo, que ha vuelto a operarse, Sergio Rodríguez puede contar con todos (la ausencia de Paredes por gripe es puntual), lo que abre el abanico de posibilidades tácticas para que el técnico elija el dibujo sobre el campo más adecuado en cada partido.

Otra razón para la esperanza es la llegada de los fichajes de invierno: Iñaki, Borja García y Pedrito. Especialmente el primero, que ha dotado al equipo de una profundidad en la banda izquierda que hasta ahora no tenía por la lesión de Paredes. Además, los números defensivos de la UD Logroñés son de récord, lo que le convierten en un conjunto muy difícil de ganar. Y en un coco como rival en una eliminatoria de ascenso a dos partidos... Pero eso, de momento, es harina de otro costal.

 

Fotos

Vídeos