Calma en la planta noble de la UDL

Sergio Rodríguez cierra los ojos, en un momento del partido del pasado domingo en Las Gaunas. :: fernando díaz/
Sergio Rodríguez cierra los ojos, en un momento del partido del pasado domingo en Las Gaunas. :: fernando díaz

Los regentes del club no se plantean el relevo de Sergio Rodríguez, si bien admiten que debe mejorar sus números

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

«La diana está sobre mi cabeza, es evidente. Yo soy el máximo responsable... Ahora, yo ya de dimisiones no voy a hablar ni a entrar en eso».

Así respondía Sergio Rodríguez en sala de prensa el pasado domingo cuando se le preguntó por el runrún de Las Gaunas, por los gritos que le invitaban a salir del club y, en suma, si sentía que era la diana a la que apuntar. El técnico ha crecido en el mundo del fútbol profesional y conoce el negocio. Sabe que los resultados cosechados hicieron que se ganase la confianza de Félix Revuelta y es consciente de que los números pueden animar al propietario a un nuevo cambio en el banquillo, aunque no es proclive a tomar decisiones apresuradas.

De hecho, en la planta noble de la UD Logroñés hay calma. Tensa, pero calma, porque la preocupación existe. Los nervios contenidos son fruto de un inicio de campaña inesperado, de un fútbol que no está dando resultados y de ausencia de virtudes. Una de ellas, evidente desde la grada, es la intensidad. La UD Logroñés ha formado un equipo de gran calidad, pero carente de genio y agresividad, cualidades fundamentales en esta categoría.

Ahora bien, desde la directiva blanquirroja aseguran que no se han planteado el relevo de Sergio Rodríguez, aunque si los resultados no mejoran, el recambio cobrará fuerza. De momento, esperar. Al menos, hasta el domingo.

 

Fotos

Vídeos