Fútbol. Segunda B

Empate agridulce para el Calahorra frente al colista

Gabri pasa el balón ante la presión de un rival del Durango. / Sergio Martínez

El equipo rojillo se adelantó dos veces y otras tantas le empataron en sendos saques de esquina

LA RIOJALogroño

¡Lo que hay que trabajar para empatar! Esa es la lección del Calahorra tras empatar contra el colista Cultural Durango (2-2). Tenía ganas el equipo riojano de cicatrizar la herida de la derrota de la jornada anterior y la ocasión de la visita del colista a La Planilla invitaba a pensar en algo bueno, pero aquí nadie regala nada y esta categoría es un nido de víboras donde nadie puede ponerse el calzado sin mirar primero dentro.

Salió el Calahorra muy bien plantado en el campo. La iniciativa era suya y el Durango se limitaba a correr por todo el campo persiguiendo balón y jugadores. Se sentían cómodos los de Solña en el césped y su insistencia derivó en un penalti indiscutible de Infante sobre Rodrigo.

Tiró la pena máxima Parla, pero Errasti le adivinó la trayectoria al delantero rojillo y le despejó el lanzamiento en primera instancia, pero el balón se quedó muerto frente a Parla, que ahora sí, en el segundo intento lograba anotar.

La alegría se desbordó en La Planilla. El equipo estaa bien guarecido atrás y manejaba el partido. Pero el gol anotado en el minuto 17 generó un cambio en el movimiento de partido y espoleó al bloque vizcaíno.

En ese momento fue el Calahorra el que cedió y balón y se parapetó en su escudo defensivo. Se mueven bien en estas labores los de Sola y llevaron el partido con una cierta comodidad incluso con ataques en rápidas contras. El partido estaba, en apariencia en el sitio que quería el conjunto riojano, pero la igualda llegó al borde de descanso.

Corría el minuto 40 y Amorrortu cabeceaba a las mallas tras un saque de esquina. Tocó también el balón en la cabeza de un defensor rojillo bajo palos, pero fue insuficiente para sacar el bajón fuera.

El Calahorra entró en el vestuario pensando en que cinco minutos antes podían haberlo hecho con una sonrisa plena, pero no fue así. Tras las palabras en el vestuario, el equipo riojano activó dos nuevas contramedidas con la entras de Javi Duro y Barcina dando relevo a Morgado y Auzmendi, respectivamente.

Funcionaron las instrucciones de Sola en la caseta y el Calahorra volvía a sonreír gracias a un gol que anotaba Eduardo Ubis en el minuto 51. Otra vez la grada volvía a sentir que el triunfo era posible. Goñi habilitó un gran pase por la espalda de la defensa y el remate de Ubis fue un soplo de aire fresco para la moral del Calahorra.

Pero poco duró la alegría en el bando riojano porque tres minutos después y también como producto de un saque de esquina, Ekain Cenitagoia controlaba en el área y cruzaba raso a las mallas fundiendo un poco los plomos anímicos del Calahorra, que a falta de un triunfo anhelado y deseado, debía empezar a pensar que un punto era oro dadas las circunstancias, así que el trabajo desarrollado y las dos ventajas esfumadas se convirtieron en un solitario punto al que hay que saludar con un abrazo porque viene para quedarse.

Sigue cómo te hemos contado el directo del partido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos