CD CALAHORRA

El Calahorra garantiza eficacia

La grada de La Planilla celebra un gol de los suyos frente a la UDL en el partido de ida. /Fernando Díaz
La grada de La Planilla celebra un gol de los suyos frente a la UDL en el partido de ida. / Fernando Díaz

El rojillo es el segundo equipo que menos remates necesita para hacer un gol | Como punto negativo destaca que los rivales logran marcarle con mayor facilidad que a cualquier otro equipo

Sergio Martínez
SERGIO MARTÍNEZLogroño

El Calahorra es un equipo que destaca para lo bueno, pero también para lo malo. Un bloque de contrastes desde prácticamente el inicio de la temporada y que describe 24 jornadas después unos curiosos números. Y es que la efectividad en las áreas es la tónica en sus partidos, tanto a favor como en contra. El Calahorra es el segundo equipo, sólo por detrás del Racing, que menos tiros necesita para hacer un gol, pero también es el que los encaja con más facilidad.

El pasado domingo, los rojillos realizaron en Las Gaunas cinco disparos sobre la portería de la UD Logroñés y sólo uno entre los tres palos, el del gol de Eduardo Ubis. Fue suficiente para mover su marcador. Un claro ejemplo de la eficacia calagurritana que está marcando la temporada, ya que se trata de uno de los equipos que menos tiros realiza, 213 hasta el momento. Solamente otros cuatro -Barakaldo, Tudelano, Gimnástica y Cultural de Durango- cuentan con menos remates que los rojillos este curso.

El Calahorra ha sabido sacar rédito a sus oportunidades, muchas de ellas maduradas hasta encontrar un disparo claro, para destacar en la faceta realizadora. De esos 213 tiros, fuera o a portería, 31 han subido al marcador, algo que indica que los de Miguel Sola deben realizar 6,8 remates para conseguir un gol. Una sobresaliente media que solamente supera el Racing de Santander, líder de la competición, que marca cada 5,9 tiros.

La efectividad tiene nombre propio. Eduardo Ubis convierte en gol uno de cada tres intentos

En algunas jornadas los rojillos han hecho gala de esa definición de forma destacada, como ante el Barakaldo y el Athletic B, partidos en los que simplemente necesitaron 4 disparos para hacer 2 goles. En Lasesarre valieron los tres puntos (1-2), mientras que en Lezama los de Sola cayeron derrotados (4-2). En otros se ha dado la circunstancia opuesta. Por ejemplo, frente al Oviedo B, en el último partido en La Planilla, se necesitaron 16 tiros para marcar (1-0), mientras que para batir a la Gimnástica de Torrelavega, en el primer partido del año, fueron 14 (1-1).

La efectividad tiene nombre propio en el Calahorra y se trata de Eduardo Ubis. El goleador rojillo marca un gol cada tres disparos que realiza: 11 dianas en 34 intentos. En Las Gaunas, por ejemplo, tuvo el cien por cien de acierto. Samuel Obeng también muestra buenos números en este aspecto, con 4 goles en 18 tiros. Sin embargo, el más rematador del equipo esta temporada es Rodrigo Sanz, que antes de marcharse al Mirandés dejó su cifra particular en 41 tiros, perforando en cuatro de ellos la portería rival.

El Calahorra no solamente destaca en los aspectos positivos sino que también es un equipo que encaja goles con facilidad. En numerosos partidos Miguel Sola y los jugadores rojillos han lamentado las pocas ocasiones que necesitan los rivales para hacerles gol y los números avalan esa opinión. Cada 6,65 tiros, el Calahorra encaja.

Se trata del equipo del grupo que menos ocasiones en contra necesita para recibir goles. Le siguen en esta estadística el Gernika, el Vitoria, el Izarra y el Amorebieta, todos ellos conjuntos que se encuentran por debajo del Calahorra en la clasificación. Este aspecto no sólo se debe al acierto rival, ya que es un denominador común durante toda la temporada, y es que los rojillos han concedido demasiadas facilidades y errores en defensa en muchos partidos, permitiendo a otros equipos llegar en posiciones claras de remate. Una tendencia que está cambiando en las últimas fechas.

Sin duda, el Calahorra garantiza eficacia y espectáculo en las áreas en un caótico equilibro que por el momento está dando buenos resultados.