CD CALAHORRA

«Buscamos asentar la base defensiva para que lo demás pueda surgir»

Jon Echaide juega con el balón en un entrenamiento. :: /Sergio Martínez
Jon Echaide juega con el balón en un entrenamiento. :: / Sergio Martínez

El central navarro se ha convertido en el líder de la zaga desde su llegada al equipo, disputando todos los minutos posibles

Sergio Martínez
SERGIO MARTÍNEZLogroño

Jon Echaide (Barañáin, 31 años) ha sido sin duda uno de los grandes aciertos del mercado invernal rojillo. Al central navarro le avalaba una interesante trayectoria, que incluía temporadas en Segunda, su formación en el Osasuna y títulos internacionales en las categorías inferiores, pero llegaba del Ontinyent, donde se unía al problema de impagos su falta de minutos en el equipo. Buscó en enero un cambio de aires. Su fichaje podía generar algunas dudas, pero Jon Echaide se encargó de resolverlas pronto, convertido en fijo en el centro de la zaga desde el primer día, jugando todos los minutos y rindiendo a un sobresaliente nivel.

- Desde que llegó ha jugado todos los minutos posibles, ¿esperaba esta situación?

- Siempre que buscas un cambio lo esperas, quieres ir a un sitio diferente, en el que confíen en ti y aquí ha sido así. Nunca se sabe lo que puede pasar, pero en un primer momento es a lo que aspiras.

«Cuando no te pagan y los directivos no cumplen se hace un mundo y no estás cómodo» Cambio»

«En Calahorra he encontrado un grupo muy bueno y he contado con la confianza del entrenador»

- ¿Le ha sorprendido su rápida adaptación al equipo después de apenas jugar en el Ontinyent?

- En realidad sí, porque cuando no participas siempre falta ritmo y algo de confianza en ti mismo. Pero en Calahorra he encontrado un grupo muy bueno, en el que me he sentido a gusto desde el primer día, y he contado con la confianza del entrenador. El futbolista busca sentirse querido.

- Fue campeón de Europa sub-19, formó parte del Osasuna y jugó varias temporadas en Segunda. ¿Cómo afronta un futbolista después de todo eso verse ahora en Segunda B?

- Es algo que hablo mucho con mi gente cercana. Es un cambio importante, algo diferente a cuando empecé. Yo iba a la selección, debuté pronto con el Osasuna... Veía que podía tener una trayectoria profesional pero en el momento en el que te me di cuenta de que no lo estaba haciendo tenía que adaptarme rápido a la nueva situación. En realidad estaba en el Osasuna pero me cedían cada temporada, donde iba jugaba pero regresaba a Pamplona y me volvía a marchar. Eran idas y venidas en una situación de contrastes, porque yo me veía bien. Lo mejor es adaptarse y ahora disfruto del fútbol en Segunda B como lo hacía años atrás.

- Vivió en el Ontinyent los problemas de impagos del equipo...

- Eso es lo peor que tiene el fútbol. Te puede tocar no jugar, eso son situaciones normales, pero cuando no te pagan y los directivos prometen pero no cumplen se hace un mundo y no estás cómodo. Es una situación que ya había vivido y es muy complicado la realidad en un vestuario así, porque en Segunda B hay jugadores con trayectoria a los que no les influye tanto pero otros están empezando y lo necesitan en su día a día. Es algo que al final repercute en el ambiente y la situación del equipo.

- Después de esos problemas, ¿cómo le ha sentado volver a jugar tan cerca de casa?

- Ha sido un cambio bastante drástico pero en el aspecto positivo. Sufrí toda esa situación lejos de casa y ahora he podido volver, además a un equipo en el que cuento con confianza y en donde encontré un grupo de compañeros espectacular. Todo ha ayudado.

- Desde su llegada ha sido el fijo en el centro de la defensa, donde le han acompañado Cristian, Barrio, Regino y Pereira. ¿Se siente tanto cambio de compañero?

- Es verdad que cuando tienes más continuidad en la defensa con alguien se nota la compenetración, pero el entrenador es el que decide qué hacer en cada situación, además que se ha visto obligado por las circunstancias, con tantas sanciones y lesiones es complicado.

- La parcela defensiva fue la más reforzada en el mercado invernal después de convertirse en uno de los equipos más goleados.

- La base de un buen equipo en Segunda B es el aspecto defensivo, a partir de ahí, todo es sumar. Es lo que buscamos, asentar esa base para que lo demás pueda surgir, porque tenemos jugadores de calidad para resolver en ataque. Con un marcador igualado puedes decantar la balanza a tu favor en cualquier jugada, con varios goles en contra es imposible.

- El Calahorra se ha complicado la permanencia en las últimas semanas, ¿cómo espera lo que resta de competición?

- Llevamos una racha que por unas cosas u otras no hemos logrado los resultados. Debemos encadenar tres o cuatro jornadas buenas para engancharnos al grupo de la zona media que es donde creo que, por equipo, debemos estar.