Fútbol | Segunda B

En busca de sensaciones

Chaco trata de controlar el balón en el área del Burgos. /Sonia Tercero
Chaco trata de controlar el balón en el área del Burgos. / Sonia Tercero

El Calahorra recibe hoy al Ebro, otro rival de Segunda B, con el objetivo de afinar su preparación y marcar en casa

Víctor Soto
VÍCTOR SOTOLogroño

El Calahorra vuelve a saltar hoy (20.00 horas) al césped de La Planilla para enfrentarse a otro rival de Segunda División. Si el miércoles fue el Burgos, del Grupo II, esta tarde será el turno del Ebro, del Grupo III, es decir, no un rival directo en liga, pero sí una buena piedra de toque para conocer el estado de la plantilla cuando la pretemporada atraviesa su ecuador. A los de Miguel Sola les restan tres partidos de preparación y de momento la gran incógnita está arriba.

Salvo la goleada ante el Náxara, los de Miguel Sola no han visto puerta en el resto de encuentros. Las sensaciones no son agobiantes, pero el técnico dejó claro ayer lo que espera del duelo ante el Ebro, que el año pasado acabó noveno en la clasificación y en el que militan jugadores como Víctor Andrés, De Mesa o Álvaro, ex de la UDL. «Va a ser un rival duro, exigente, muy físico y a la vez con futbolistas que tienen calidad. Nos van a exigir y lo que vamos a pedir a nuestros jugadores es que den un pasito más para ser un equipo. Ser fieles a lo que queremos con balón, pero cuando no lo tenemos, ser más exigentes con nosotros a la hora de robarlo, no dar facilidades al contrario para que hagan transiciones sencillas y que nos dejen atrás tan fácil. A ver si lo conseguimos», reflexionaba Sola.

Peligra la participación de Carralero en el debut liguero

No han llegado buenas noticias para Fernando Carralero. El extremo del Calahorra, que sufrió el pasado miércoles un golpe en el partido disputado ante el Burgos, sufre una «fractura de la meseta tibial externa» con el «quiste de Baker accidentado». Es decir, una pequeña fractura en la zona de la espinilla junto a la rodilla tras la que se generó una bolsa de líquido en la articulación que se rompió. Los médicos han determinado que el jugador descanse hasta el próximo 19 de agosto.

El primer partido de la temporada para los rojillos será el sábado 24 de agosto ante el Real Unión de Irún. Aunque la evolución sea favorable, después de al menos diez días parado parece poco probable que Carralero pueda iniciar la competición.

Mientras, Kamal continúa con su proceso de recuperación y ayer ya participó durante algunos minutos de distintos ejercicios con el resto de sus compañeros.

Trabajo y seriedad. La base de la Segunda División B y la impronta que, a día de hoy, echa de menos el entrenador rojillo. «Nos enfrentamos a una semana muy intensa, dos encuentros exigentes sin estar al cien por cien, pero debemos empezar a aproximarnos. Debemos darle la importancia que tienen. Tenemos que ser más competitivos de lo que fuimos ante el Burgos y dar un paso adelante para crecer como equipo», reflexionó.

«Vamos a pedir a nuestros jugadores que den un pasito más para ser un equipo», adelanta Sola

Además de obtener un buen resultado y romper, por fin, las mallas de La Planilla, Sola recordó a sus futbolistas la importancia de encuentros como el que disputarán ante el Ebro: «Quedan tres partidos e iremos viendo cosas. De todos los partidos vamos aprendiendo cosas nuevas. Cada uno se irá poniendo o dejando al compañero que esté más en forma. Estos partidos y estos entrenamientos son para que cada jugador se gane el puesto». Una advertencia para tener muy en cuenta. La titularidad se empieza a jugar ya.

A la espera de dos sub-23

Además de sobre el terreno de juego, el Calahorra continúa trabajando en los despachos para cerrar su plantilla. En principio son dos jugadores sub-23 los que faltan y parece que su origen va a estar en Zubieta. Como ya ocurrió el pasado curso, los rojillos, que mantienen un convenio con la Real Sociedad, confían en que durante las próximas horas se tengan noticia de esas dos incorporaciones que cierren el plantel y que permitan al entrenador ejercitarse con todos sus hombres.