Fútbol | UD Logroñés

La UDL busca su golpe de efecto

Rubén Martínez juega el balón durante un entrenamiento en el Mundial'82. :/Fernando Díaz
Rubén Martínez juega el balón durante un entrenamiento en el Mundial'82. : / Fernando Díaz

Los blanquirrojos reciben a la Cultural, uno de los favoritos, con el reto de lograr el primer triunfo

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

Aunque sólo sean números, a Sergio Rodríguez le gustaría celebrar el centenar de partidos al frente de la UD Logroñés con una victoria. Seguramente, más por lo que supone para el equipo que para él, aunque ambos se retroalimentan de alegrías y tristezas. La UD Logroñés recibe esta tarde (18.00 horas) a la Cultural. Según el técnico, «la mejor plantilla» de la categoría. Quizá necesite eso su equipo, medirse a un rival con el que debería pelear incluso la primera plaza. Un rival que le motive, que le convierta en un conjunto mucho más ambicioso e intenso que en los tres primeros partidos.

La UDL regresa a Las Gaunas después del fiasco que supuso su partido contra el Haro. Regresa después de mostrar su lado temeroso y conformista en Calahorra. Regresa después de levantar el telón ante un grupo de jóvenes barbilampiños que se le subieron a las barbas en Ibaia. Regresa la UDL a la que el aficionado no quiere en busca de mutar hacia ese equipo que hizo vibrar a las gradas la pasada campaña. Temporada en la que se ganó a los grandes, como el Racing, pero también en la que se cedieron puntos ante adversarios de peor clasificación. Es sin duda, el sino de este equipo. Crecer ante la dificultad y perderse en el escenario más favorable.

«El inicio es malo y todos esperábamos un mejor comienzo. Cuando ganas tienes un plus de confianza; cuando no ganas, no lo tienes», decía el viernes el preparador antes de reafirmarse en una máxima que ya le ha doblegado. «Los resultados son los que son y los equipos dependemos de ellos», sentenciaba. La dictadura del marcador.

Leer más

La UD Logroñés se va a encontrar a una Cultural en construcción. Dieciséis de sus veintiún jugadores son nuevos. Quiere pasar página y olvidar el descenso y el fallido fracaso de ascenso de la pasada campaña. Quien sí repite es José Manuel Aira, su entrenador. El técnico que abrió definitivamente las puertas del banquillo de la UD Logroñés a Sergio Rodríguez. El triunfo del Albacete en Las Gaunas (3-4), al que Aira dirigía entonces, se tradujo en la destitución de Rafa Berges y la llegada de Rodríguez. Ya había vivido la experiencia, durante dos partidos, tras el adiós de Pouso. Sin embargo, su llegada para quedarse data del 20 de marzo desde el 2017. Desde aquel día suma 97 partidos oficiales al frente del equipo y cuarenta y nueve victorias.

Números que se reducen a la pelea de once jugadores contra once. Es lo único real esta tarde. «Si queremos competir arriba, es uno de los rivales a tener en cuenta», advierte Rodríguez, que presume diferentes escenarios, aunque todo apunta a que los leoneses darán el cuero a los logroñeses en busca de transiciones letales amparadas en el robo y la rapidez de jugadores como Dioni, Pichín o Kawaya, sin olvidar al exblanquirrojo Juan Carlos Menudo. «Lo que más nos ha llamado la atención es su rapidez y peligrosidad en las transiciones ofensivas cuando roban el balón... Descuelgan en ataque a dos o tres hombres que son extraordinarios en el uno contra uno y tienen mucha velocidad», detalla

Ahora bien, en Las Gaunas han hincado la rodilla grandes equipos de la categoría. A la UD Logroñés le atrae medirse a bloques abiertos; los cerrados, caso del Haro, se le atragantan. Pero esa atracción demanda seducir al adversario con argumentos. «Cuando las sensaciones son buenas, da igual. Podemos llevar el peso del encuentro o jugar con transiciones. Somos un equipo versátil, pero debemos encontrar ese buen estado y también la confianza para rendir a un nivel importante», destaca el técnico. La Cultural pondrá a prueba su carácter. Cinco goles le hizo el domingo al Athletic tras tenderle la trampa de otorgarle la iniciativa. La UDL no debe cometer errores para volver a explicar goles encajados y, de paso, dejar su portería a cero por primera vez esta campaña. Eso sí que es una dosis extra de confianza. No hay nada como un buen resultado para creer y crecer.

El objetivo es claro y de valor extraordinario. Falta saber con qué hombres saltará al césped la UDL. Ha variado en sus tres partidos y en todos ellos se han apreciado detalles. En Vitoria se adelantó y se tornó en un bloque más defensivo para permitir el gol del Alavés B; ante el Haro careció de todo, incluso de jugadores destacados siete días antes; y en Calahorra se optó por un media punta defensivo y se dio el empate por bueno a falta de mucho tiempo para que terminase el enfrentamiento. La UDL necesita hoy un once, el que sea, que gane el partido. En jugada, en transición, al contragolpe, de estrategia o de penalti, pero necesita ganar para creer, crecer, alejar miedos y no aumenta la incertidumbre.

Convocados todos los jugadores disponibles

Con las ausencias de Míchel Zabaco y Miguel Santos por sendas lesiones, Sergio Rodríguez ha citado a todos sus hombres para el partido de esta tarde en Las Gaunas. En la lista se incluye Ñoño, que vio desde la grada el compromiso de La Planilla. Santos, que fue duda hasta ayer, no pudo completarla última sesión y todos los protagonistas han optado por esperar una semana más. En el caso de Zabaco, necesitará al menos otra semana.