Blanquirrojos y rojillos, mano a mano en la Laurel

Las aficiones posaron juntas en la calle San Agustín./Juan Marín
Las aficiones posaron juntas en la calle San Agustín. / Juan Marín

Seguidores de Logroño y Calahorra estrechan lazos en la previa del derbi

Javier Campos
JAVIER CAMPOSLogroño

Ambiente, que no ambientazo, pero del bueno. Lo esperado independientemente del tiempo. Que un derbi es un derbi aunque haya que traer paraguas para por si acaso y el domingo sea día de comida en familia por excelencia.

Seguidores de la Unión Deportiva Logroñés y del Club Deportivo Calahorra han confraternizado y estrechado lazos en la previa del partido. Sin nada programado oficialmente, pero con la intención oficiosa de darse la mano y, de paso, ejemplo.

Héctor Merino, calagurritano de Crianza Rojilla, y Sergio Sáez 'Gomi', mítico aficionado del balompié local, han escenificado el «buen rollo» entre unos y otros. Cánticos, porras, brindis y... a disfrutar de la «fiesta del fútbol riojano». «Relaciones que nacen y se consolidan a través del balón», dicen.

DIRECTO

Fútbol es fútbol y Laurel es Laurel. Ha sido en la afamada zona de pinchos y vinos donde ambas hinchadas han comenzado su particular 'encuentro'. El primer autobús procedente de la capital calagurritana partía al mediodía como avanzadilla y apenas una hora después los primeros, ataviados con sus colores, ya se dejaban ver por 'La Senda de los Elefantes'.

Las previsiones son las de que entre 800 y 1.000 aficionados calahorranos lleguen a Logroño, sobre todo en vehículos particulares. Y el propósito de todos no es otro que el de repetir el buen ambiente ya vivido en el partido de ida entre ambas aficiones. Blanquirrojos y rojillos, de la mano... en la Laurel y, en breve, en Las Gaunas.