SEGUNDA DIVISIÓN B

De aspirante a juez del descenso

Pablo Espina juega el balón ante la oposición de Ñoño, en el Mundial'82. ::  fernando díaz/
Pablo Espina juega el balón ante la oposición de Ñoño, en el Mundial'82. :: fernando díaz

La UD Logroñés se marca el reto de ganar los dos partidos que le restan, cuyos triunfos se incluyen en la pelea de Peña Sport e Izarra por la salvación

M.G. LOGROÑO.

La UD Logroñés se ejercitó en sesión vespertina ayer en las instalaciones del Mundial 82 con un mensaje claro: ganar los dos partidos que restan para garantizar la Copa y para romper la dinámica derrotista abierta por el Mirandés y, al menos, concluir con un recuerdo menos pesimista. Ese objetivo coincide, además, con el papel de juez que asumirá en estos compromisos, ya que se mide a dos equipos separados únicamente por tres puntos y que pugnan por una plaza en Segunda B a partir del 1 de julio.

Muchos, muchísimos, jugadores del filial de Tercera en el entrenamiento. Sergio Rodríguez podrá contar, además, con Miguel Santos para la ocasión, una vez cumplido el castigo impuesto por la Federación Española. Aun así, el preparador tendrá que echar mano del filial para completar la citación frente a la Peña Sport.

La UD Logroñés confía en alcanzar los 61 puntos, aunque primero debe llegar a los 58, y zanjar su presencia en la Copa. Octavo en la tabla cuando hace unos días era quinto o sexto, los riojanos tienen una desventaja de tres puntos respecto al Gernika y dos frente al Barakaldo, que le han superado en la última semana, pero sobre todo tiene al Tudelano a tres puntos y si le superase en la clasificación, bajaría a la novena plaza, por lo que estaría fuera de las plazas naturales de la Copa y tendrían que apelar a ser el vigésimo primer o vigésimo segundo mejor equipo de la categoría por puntuación para participar en el torneo del K.O. Es decir, lo tiene a un paso, pero tiene que darlo. El Tudelano debe medirse aún al Izarra, rival de la UDL en la última jornada, y el Athletic, que peleará hasta el último suspiro por un puesto entre los cuatro mejores.

Con tres puntos más, la Copa del Rey está asegurada matemáticamente

Y además, será juez del descenso pues se mide a Peña Sport (35) e Izarra (38), que pelean por la salvación. El segundo vive en esas plazas, las de descenso, mientras que el primero, que visitará el domingo Las Gaunas, ocupa la de promoción de permanencia, a un punto del Vitoria, que si acabase hoy la temporada seguiría en la categoría. Y siete días después viajará a Estella para bajar el telón en Merkatondoa. Tanto aquí como allí, la UD Logroñés necesita ganar, sumar seis puntos y, al menos, no acabar con el gesto serio que ha dejado el adiós al play off.

 

Fotos

Vídeos