ANÁLISIS DEL RIVAL: GERNIKA

Sin producción lejos de Urbieta

Mikel Abaroa (i), en un partido con el Gernika. :: /L.R.
Mikel Abaroa (i), en un partido con el Gernika. :: / L.R.

Los vascos han perdido los cuatro partidos que han jugado como visitantes, en los que han encajado ocho goles y han marcado uno

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

Después treinta y dos años en Tercera División, Urritxe saluda de nuevo a la Segunda División B en el verano del año 2015. El equipo regresaba a la categoría de bronce del fútbol español con el reto de mantener la categoría. Y lo logró. Además, sin pasar apuros.

Javier Luaces ha sido un hombre importante en el banquillo del Gernika en los últimos años. Incluso peleó por el play off de ascenso en el último ejercicio. Era un equipo de rachas, de impulsos, que de la misma forma que se incluía entre los mejores, desaparecía. La falta de regularidad le privó de éxito mayores, pero no pasó apuros. Acabó octavo el 30 de junio, pero ese final abrió una nueva etapa. Luaces dejó el banquillo y desde Beasain llegó Urtzi Arrondo.

El Gernika actual no se diferencia mucho del más reciente. Es un equipo humilde, acostumbrado a pescar en el caladero del fútbol vasco. Sus siete incorporaciones llegan de conjuntos como Real Sociedad, Athletic o Baskonia, si bien la más extraña es la de Igor Arnáez, que a sus 27 años ha firmado después de un año sin competir.

Aun así y a pesar de mantener la columna vertebral del pasado año, el Gernika no ha logrado ganar en la actual campaña. Su gran ausencia tiene nombre: Lander Olaetxea, que se convirtió en el primero fichaje de la UD Logroñés. Los vascos han encajado ocho goles lejos de Urritxe y han perdido sus cuatro compromisos (Langreo, Calahorra, Athletic y Gimnástica) y sólo han sido capaces de marcar en uno de ellos, en La Planilla.

Mikel Abaroa, exjugador blanquirrojo es su principal anotador, con dos dianas. El mediapunta siempre ha creado problemas a la UDL. A él se suman jugadores con experiencia en la categoría, caso de Pradera o Enciondo. Veteranía y juventud que aún no ha dado el primer fruto de su cuarta temporada en Segunda B.