Fútbol

El amplio repertorio de la UD Logroñés

Rayco, autor del sexto gol de la UD Logroñés, intenta hacerse con el esférico. :: donézar/
Rayco, autor del sexto gol de la UD Logroñés, intenta hacerse con el esférico. :: donézar

Los logroñeses muestran una gran variedad de movimientos y fútbol para ganar en Haro | Discreto partido jarrero, que aún no acumula ni una semana de trabajo

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

Todos los caminos conducen a Roma y todas las variantes futbolísticas llevan a la UD Logroñés al gol. Seis marcó ayer en El Mazo, pero más allá del número, lo más importante es cómo se gestaron. Seis y cada uno de ellos diferente. El primero, desde la línea de fondo; el segundo, de estrategia; el tercero, de aparición esporádica; el cuarto, de potencia en la arrancada; el quinto, de robo, rápida transición y rechace dentro del área; y el sexto, en tres toques tras recuperar el esférico unos metros por delante de la frontal del área local. Ahora bien, era un partido de pretemporada y el Haro sumaba una semana de trabajo.

0 HARO

Fermín (Adriá, 61), Collado (Ibáñez, 61), Ibáñez (Leandro, 30), Martín (Txejo, 61), Sabando (Pirri, 45), Facundo (Liébana, 45), Josua (Eneko, 45), Mario (Luis, 45), Joseba (Unai, 45), Bueno (Sota, 61) y Arana (Achi, 61).

6 UD LOGROÑÉS

Iván (Miguel, 45), Santos (Flaño, 45), Caneda (Bijimine, 25 (Víctor, 70), Bobadilla (Santamaría, 45), Paredes (Iglesias, 45), Borja (Rubén Martínez, 45), Remón (Andy, 45), Olaetxea (Salvador, 45), Adrián (Ñoño, 30 (Gordo, 70), Guille Cabrera (Rayco, 45) y Ander Vitoria (Marcos André, 45).

Árbitro
Sánchez, Sin tarjetas.
Goles
0-1, m. 6. Olaetxea remata de cabeza tras un servicio de Paredes desde la línea de fondo; 0-2, m. 30. Bobadilla remata de cabeza tras un saque de esquina de Borja; 0-3, m. 43. Ander Vitoria supera a Fermín picando el balón; 0-4, m. 57. Jugada personal de Marcos André que concluye con un disparo raso; 0-5, m. 61. Ñoño marca tras un rechace de Fermín; 0-6, m. 62. Rayco marca desde dentro del área.
Incidencias
El Mazo. Tarde de mucho calor. Se regó el césped antes de comenzar el partido y en descanso. Primer encuentro de pretemporada del Haro, segundo de la UD Logroñés. Unos 350 espectadores en las gradas.

El sol de finales de julio no invitaba a grandes esfuerzos, más bien a buscar la sombra, pero en El Mazo reguardarse del sol es casi imposible, así que los protagonistas saltaron al césped recién regado en busca de minutos con los que reivindicarse en una pretemporada que acaba de comenzar para el Haro. Fuera por el calor, fuera por el madrugador gol de Olaetxea tras una de esas incursiones de Paredes hasta la línea de fondo marca de la casa y preciso centro, el partido fortaleció su carácter de amistoso desde ese minuto tres.

La UD Logroñés había trabajado durante la semana bajo el dibujo del 4-4-2 y así formó, con Olaetxea y Remón en el centro y Guille Cabrera y Ander Vitoria en punta, más adelantado el vasco que el riojano. Así, los blanquirrojos mandaron sobre el césped ante un Haro que estrenaba dupla de delanteros, con Mikel Bueno e Iván Arana. Incordiaron a Caneda, que dejó pronto su puesto a Bijimine, y Bobadilla, pero el único remate entre los tres palos lo protagonizó Facundo, a la salida de un saque de esquina.

El equipo de Sergio Rodríguez llegaba a El Mazo para ensayar. Dibujo definido, posesión de balón y circulación hasta la aparición del espacio. Así surgió el primer gol, pero la UD Logroñés exploró otras vías que serán muy necesarias en partidos atascados. En este grupo se dan muchos. Bobadilla, bien de nuevo, anotó el segundo gol tras un saque de esquina en el que Borja le puso el cuero en la cabeza. Segunda variante, que dejó paso a la tercera, la aparición de un jugador, en este caso de Ander Vitoria. Recibió en perpendicular en la media luna, entre los centrales, se fue de Sabando con una pisada de balón, se marchó de Pirri y encaró a Fermín, al que superó picando sutilmente el esférico para desconcertarle. Sólo por ese gol mereció la pena pasar calor en El Mazo. Tres goles muy diferentes ante un rival que apenas suma cinco días de entrenamientos bajo una nueva batuta y al que poco se podía pedir.

La diferencia entre ambos fue abismal. La UDL afrontó el segundo tiempo con un once prácticamente nuevo, mientras que el Haro introdujo los cambios de manera progresiva, para acabar renovado. Lo que no varió fue el guion ni los papeles de sus protagonistas. La UDL siguió con su ensayo y a los tres goles del primer periodo, todos diferentes, se sumaron tres más, sin llegar a repetir camino. Abanico amplio de recursos.

Marcos André anotó el cuarto, segundo en pretemporada, tras culminar una acción personal dentro del área; Ñoño marcó el quinto después de una rápida transición que se inició con un robo de Juan Iglesias, apertura al carril, balón en diagonal de Ñoño a Rayco, que forzó en exceso dentro del área y acabó estrellando el cuero en Fermín para que el propio Ñoño aprovechase el rechace; y el sexto, de otra transición muy rápida con Andy como lanzador, Rubén Martínez como hombre del último pase desde la derecha y Rayco como ejecutor después de engañar al central local a la hora de atacar el cuero. El marcador no era lo importante, pero ganar siempre ayuda.