UD LOGROÑÉS

Álvaro Arnedo volverá al quirófano

José Miguel, fisioterapeuta de la UDL, atiende a Arnedo en Gobela el día en el que se lesionó. :: fernando díaz/
José Miguel, fisioterapeuta de la UDL, atiende a Arnedo en Gobela el día en el que se lesionó. :: fernando díaz

El futbolista riojano debe comenzar de nuevo la recuperación de su rotura del ligamento cruzado | El centrocampista blanquirrojo regresó la semana pasada de Madrid con las peores noticias posibles sobre su rodilla izquierda

Eloy Madorrán
ELOY MADORRÁNLogroño

logroño. La vida ha decidido poner a prueba a Álvaro Arnedo. De otra manera no se explica la mala fortuna que acompaña al futbolista riojano. Al centrocampista blanquirrojo la vida deportiva se le fundió a negro el 29 de marzo del 2018, en Guecho. Se llevaban disputados 38 minutos del partido entre el Arenas y la UD Logroñés cuando la rodilla izquierda se le rompió. Concretamente, rotura de ligamento cruzado anterior según desvelaron las pruebas médicas días después.

Operación y momento para recalcular objetivos. Álvaro Arnedo se puso entre ceja y ceja el mes de enero. El plan del riojano era llegar totalmente recuperado a la segunda vuelta de esta temporada. Y marchaban razonablemente bien los plazos hasta que un mal gesto encendió todas las alarmas. Volvieron los dolores y, por añadido, los viejos fantasmas.

A pesar de entrar ya en la dinámica del grupo, algo no marchaba bien y Arnedo lo intuía

Con este panorama, Álvaro Arnedo ha seguido entrenándose día a día. Gimnasio, fisio, campo de fútbol, primeros toques de balón y así hasta entrar poco a poco en la dinámica del equipo. Pero algo no marchaba bien y Arnedo lo intuía. Esas cosas se notan.

Por ese motivo el futbolista riojano se sometió a una resonancia magnética que dejó dudas acerca del estado de la plastia que se le colocó para suplir al ligamento roto. Así, el pasado 17 de diciembre Arnedo viajó a Madrid, a la clínica Fremap, para que el doctor García de Lucas examinase su rodilla. El diagnóstico fue que no había diagnóstico. El médico madrileño, que fue quien le operó en abril del pasado año, exploró la rodilla, sometió al jugador a diferentes ejercicios pero no puede afirmar que la plastia esté rota, pero tampoco lo contrario. «Todo dependerá de las sensaciones. El doctor no tiene muy claro que los resultados de la resonancia sean correctos», explicaba el jugador riojano con resignación ya de vuelta de Madrid.

Así que Arnedo ha seguido trabajando con el resto de sus compañeros hasta que la semana pasada volvió a Madrid y le dieron la peor de las noticias. La rodilla no está bien. Hay que volver al quirófano. Mazazo. Duro golpe para el jugador y también para el resto de compañeros que viven el día a día de la recuperación de Arnedo y son espectadores de primera mano de todo lo que ha tenido que luchar el centrocampista blanquirrojo. «Esta victoria va por una persona tan importante para el equipo como es el gran Álvaro Arnedo, que por desgracia se volverá a operar pero que entre todos le vamos ayudar para que todo sea menos doloroso. Hermano esta victoria va por ti». Con estas palabras en su cuenta de Twitter dedicaba Ñoño a Arnedo la victoria en Baracaldo.

Segunda opinión

A pesar de todo, el riojano no se resigna. Quiere una segunda opinión médica. Probablemente en Vitoria, con el doctor Mikel Sánchez, a cuya clínica desde el Rey Juan Carlos a Rafa Nadal o Andrés Iniesta. Sánchez es el pionero en el uso del plasma rico en factores de crecimiento y es apodado 'el rey de las rodillas'.

Como cada día, Álvaro Arnedo acudió ayer por la mañana a las instalaciones del Mundial 82 para realizar su trabajo diario. Resignado, asimilando la noticia pero batallador, el riojano se metió en el gimnasio para ejercitarse. No queda otra. Su recorrido no tiene atajos. Sólo trabajo, trabajo y trabajo.

Más