La UDL se alía con el balón desde el primer día

Sergio Rodríguez, al inicio del entrenamiento de ayer. :: juan marín/
Sergio Rodríguez, al inicio del entrenamiento de ayer. :: juan marín

Sergio Rodríguez conjunta trabajo físico con técnico y táctico en busca de una circulación precisa, rápida y eficaz |

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

«Las ruedas de pase no son un ejercicio más de calentamiento, sino que es un ejercicio muy importante».

Fue una de las primeras frases de Sergio Rodríguez en la sesión matinal de ayer, primera real después de la presentación del jueves por la tarde. El balón manda y el balón es fundamental en los esquemas del preparador y en su idea futbolística. Penúltimo día de la semana. Sesión doble. Juan Iglesias, desde la distancia sigue generando comentarios, aunque ya no esté en la entidad. Otro piquito económico para las arcas riojanas.

El cambio de ejercicio no ha traído consigo notables modificaciones, aunque seguro que se podrán ver ciertas evoluciones. Vestuario, gimnasio y terreno de juego. Césped artificial, algo que no gusta mucho al jugador. Por este orden. El paso por el gimnasio acondicionado bajo la grada del campo de hierba sigue siendo fundamental en la planificación. Trabajo de prevención. Media hora, cambio de calzado y al césped, a compartir protagonismo con los aspersores que se encargan de rebajar el calor.

La plantilla acaba hoy sus primeros tres días. A partir del lunes se normalizará el trabajo de pretemporada

Balón, balón y más balón. Con él, mejor que sin él. Ruedas de pase para ir conociéndose, sobre todo a los cuatro jugadores nuevos que se suman al primer equipo y, también, a los jóvenes del filial que están trabajando con ellos desde el jueves. Precisión y rapidez. Cuanto más de ambas, mejor para el equipo. De ahí, la puntualización del técnico. Hidratarse y seguir. El refugio está bajo la cortina de agua. Posesión. Toque por fuera, toque por dentro, pero con adversarios. Precisión, rapidez y eficacia una vez más. Y luego, un partidillo en apenas medio campo. Muchos jugadores y pocos espacios. Más precisión.

Atrás quedan los tiempos en los que en los primeros días de pretemporada no se habían comprado ni los balones. Físico y más físico. Correr, por el campo o por los bosques, pero correr. Nada de balón. Series hasta acabar rendidos, porque los jugadores se pican entre sí y nadie quiere ser el último. La pretemporada es la cimentación de la campaña. Una mala o accidentada pretemporada a título personal no augura nada bueno. Con el balón es mucho más fácil engañar al jugador, que sabe que cuando acabe tendrá que volver por la tarde. No todos los días, pero algunos sí.

Hoy, tercer día de pretemporada. No hay descanso el sábado. Mañana domingo sí, pero hoy los jugadores blanquirrojos se ejercitan en el Mundial'82, aunque únicamente en sesión de mañana. No diferirá mucho el trabajo del que ofertaron ayer.

Será el lunes cuando la plantilla regrese a los entrenamientos, que se extenderá durante toda la semana, si bien el sábado afrontarán el primer partido de pretemporada, contra el River Ebro. Además, desde el lunes pueden sumarse algunos jugadores más del filial. Y para este lunes se confía en contar con el nuevo entrenador de porteros en sustitución de Sergio Montenegro.

Pruebas médicas para prevenir lesiones y rendir más

La plantilla no trabajó por la tarde sobre el césped, pero todos los jugadores pasaron diferentes pruebas médicas en el Centro de Fisioterapia Las Gaunas, que comenzó a trabajar ya el pasado año con la entidad.

Durante cinco horas estuvieron desfilando los futbolistas por las instalaciones médicas. El reto es conocer perfectamente el comportamiento del cuerpo para trabajar en la prevención de las lesiones, ver qué puntos son más vulnerables o débiles en cada jugador y, en suma, trabajar en busca de que cada uno dé su mejor rendimiento.

Vuelven los dorsales fijos y los nombres a las camisetas

La Federación Española de Fútbol comunicó ayer a través de una circular, la décima, que los equipos de Segunda División B deberán asignar un número fijo a sus jugadores para esta campaña.

No es la primera vez que en esta categoría cada futbolista tiene número para toda la temporada y, además, se puede leer el nombre del mismo en la espalda. La Federación Española ha querido recuperar esta idea y así, los futbolistas de las diferentes primeras plantillas se repartirán los dorsales del 1 al 22, si bien el 1 y el 13 se reservan para los guardametas. Los jugadores del filial que jueguen con el primer equipo deberán lucir un número a partir del 23. Hay que recordar que esta temporada se podrán seguir muchos partidos de la categoría por streaming.

Esta medida del dorsal fijo afectará también a todos los clubes de Tercera, aunque en esta categoría no se exige que figure el nombre del futbolista en su espalda. La televisión por internet también ha hecho acto de aparición en esta división.

Más