La UD Logroñés aborda su mayor necesidad

Joel Valencia avanza con el esférico perseguido por Mikel Abaroa. :: /
Joel Valencia avanza con el esférico perseguido por Mikel Abaroa. ::

Los blanquirrojos acuden a Burgos con la obligación de ganar por diferentes motivos

JOSÉ MARTÍNEZ GLERA

Logroño. La UD Logroñés se enfrenta de nuevo a su asignatura maldita de la temporada, si es que solo hay una. Ganar lejos de Las Gaunas. Los blanquirrojos dieron un golpe de timón al vencer en As Somozas al inicio de esta segunda vuelta, pero se fueron de nuevo a la deriva al perder en Gijón. La UDL llega hoy a Burgos con el reto de sumar los tres puntos para mantenerse en la pelea por las cuatro primeras plazas y no comenzar a ver de lejos enfrentamientos directos que pueden ser decisivos en su suerte.

Advierte Carlos Pouso en las horas previas al partido que el pasado importa ya poco. No le falta razón, aunque sirve de guía para entender el momento actual de los riojanos. Sabido es que a la UD Logroñés se le atraganta jugar fuera de Las Gaunas y que tampoco tiene facilidad para superar a equipos de la zona baja de la clasificación. El Burgos cumple esas dos premisas: es anfitrión y pelea por la permanencia. Ahora mismo disfruta de una renta de cinco puntos sobre el descenso a pesar de que en enero cambió de entrenador y Gonzalo Arconada suplió a Fede Castaños. «Aprobamos esta asignatura, pero volvimos a suspender, por lo que debemos mejorar», admitía Carlos Pouso al hablar del Burgos y ligar este partido con el triunfo en Somozas y la derrota en Gijón.

La proximidad entre ciudades y la importancia del compromiso han motivado que Carlos Pouso viaje con diecinueve jugadores hasta Burgos. Se quedan en Logroño Ander Gago y Camochu, ambos sancionados. El resto no sabrá hasta instantes antes del partido si participa de él desde el césped o lo sigue desde la grada. Lo cierto es que el técnico ya manifestó el viernes que tiene las ideas claras en cuanto a la composición de su formación inicial. No hay dudas, ni siquiera la que genera la ausencia de Gago de ese once.

Ese mismo viernes, Abaroa, Santos y Muneta mantenían alguna molestia física. Ayer eran más leves las dolencias. Pouso no hará grandes cambios. Simplemente los motivados por las ausencias. Mantendrá el esquema al que ha dado continuidad desde que debutase Antxon Muneta y también su apuesta por una ataque de 'bajitos'. Dicho de otra forma, Juan Carlos Menudo será la referencia en ataque, con Muneta y Chevi (que se entrenó ayer tras su ausencia del viernes) como escuderos de interior y Titi y Alegre como abrelatas. Esta idea supondría recuperar las bandas más clásicas, pero que en los últimos compromisos no se han encontrado salvo en minutos muy concretos y de necesidad. Defensivamente hablando, Miguel Santos parece el favorito para ocupar el lateral derecho, demarcación a la que también opta Iñigo Zubiri. Son dos jugadores muy diferente y la inclusión de uno y otro dependerá de las intenciones del preparador.

Al margen de composiciones, sobre el césped de El Plantío se dan cita dos equipos que no firman continuidad en los buenos resultados. Los burgaleses transitan en terreno de nadie, aunque más centrados en la permanencia que en retos más ambiciosos porque ya no tienen tiempo para cumplirlos. Con Gonzalo Arconada han ganado dos partidos de los cuatro jugados en su casa y han perdido otros dos, aunque con rivales de la zona alta como Oviedo y Guijuelo.

Para la UD Logroñés ganar en Burgos es una exigencia si quiere mantener viva la esperanza de jugar el 'play off' porque, además, también se medirá lejos de Logroño a Guijuelo y Racing de Ferrol. Así, el triunfo de El Plantío arroja no solo un componente deportivo, sino también anímico, que puede ser incluso más determinante.