Entrenadores de ida y vuelta

Gonzalo Arconada recoge el material tras un entrenamiento. :: l.r./
Gonzalo Arconada recoge el material tras un entrenamiento. :: l.r.

Arconada regresó en enero al Burgos para mejorar su situación en la tabla; hace siete años, peleó por el ascenso a Segunda División

M.G. LOGROÑO.

Gonzalo Arconada regresó a Burgos el pasado 8 de enero, después de que el equipo castellano no pasara del empate ante el Tropezón en El Plantío. Ese traspié supuso el adiós de Fede Castaños del banquillo burgalés y la llegada de un técnico que ya había dirigido a este equipo en la temporada 2006/07 y que trece meses antes había sido destituido en el Mirandés, club al que entrenó Carlos Pouso.

Cuando Arconada regresó a Burgos, siete años después, se marcó el objetivo de llevar al equipo «lo más arriba posible». Aterrizaba con el recuerdo de una etapa en la que peleó por el ascenso a Segunda. No es la primera vez que repite experiencia un técnico que ascendió al Numancia a Primera División, pero no renovó. Eso sí, volvió un año después a Los Pajaritos

El pasado 8 de enero inició su segunda relación con el Burgos y mostró su ambición y su intención de que la plantilla recuperase la «confianza» que los resultados habían minado. Confianza y seguridad fueron algunas de las palabras más utilizadas por el donostiarra.

Dos meses después, Arconada ha dirigido nueve partidos al Burgos, en los que ha sumado doce puntos. Su predecesor había obtenido 22 puntos en diecinueve encuentros y había dejado al equipo decimocuarto en la clasificación, con cinco puntos de ventaja sobre el descenso directo y a doce positivos de la fase de ascenso que marcaba la UD Logroñés con un botín de 35. El Burgos actual es décimo en la tabla, con los mismos cinco puntos de ventaja sobre el descenso, que delimita el Tropezón, y a quince la cuarta plaza que ocupa el Guijuelo, con 49.

Una de las señas de identidad de este Burgos, que a juicio de Carlos Pouso ha variado muy poco respecto al de Fede Castaños, reside en su irregularidad, calificativo que se puede extender a su trayectoria. Gonzalo Arconada ha disfrutado de dos victorias en El Plantío, ante Compostela (2-0) y Avilés (3-0) y ha explicado dos derrotas, ante Oviedo (0-2) y Guijuelo (0-2). Dos equipos de la zona alta de la tabla.

Si bien mañana es local, lejos de su casa ha ganado un compromiso (Valladolid), ha perdido otro (Somozas) y ha empatado en tres ocasiones (Sporting, Coruxo y Cultural). Ahora bien, mañana saltará al césped de El Plantío con el recuerdo de su triunfo en Valladolid, hace seis días. A los riojanos les costó mucho superar al Avilés en Las Gaunas.