«Los equipos vienen a Las Gaunas a meterse atrás»

Miguel Martínez se cuelga de la portería en el partido que decidió con sus paradas. :: fernando díaz/
Miguel Martínez se cuelga de la portería en el partido que decidió con sus paradas. :: fernando díaz

El portero blanquirrojo realizó tres paradones y fue hombre clave para el triunfo de la UD Logroñés ante un Avilés que creó mucho peligro

CARLOS FERRER LOGROÑO.

Miguel Martínez se convirtió el domingo en el héroe blanquirrojo, gracias a tres intervenciones sensacionales, de las que condicionan los partidos y sirven para dejar claro las cualidades del que las realiza. El portero riojano tampoco quiere darle más importancia de la que tiene, pero el domingo fue decisivo, junto al goleador Camochu.

Los tres puntos ante el Avilés tienen que saber a gloria...

La verdad es que sí, que son importantes para seguir enganchados a los puestos de arriba, aunque vayamos los quintos, y seguir distanciando a los de abajo.

¿Estaban al tanto en el campo de cómo iban Ferrol y Guijuelo?

No. Algunas veces en el marcador se pueden ver los resultados, pero ayer fue al terminar el partido cuando supimos lo que habían hecho. Nosotros no nos tenemos que preocupar del resto, sino sacar nuestro partido. Ahora ya debemos pensar en el partido de Burgos.

Usted fue uno de los 'culpables' de esta victoria. ¿Cómo se siente?

Hubo acciones puntuales que conseguí superarlas bien y que sirvieron para que el equipo siguiese en el partido y, al final, con el gol que metió Camochu, sacar los tres puntos. Otras veces realizas otras intervenciones que quizás no tienen tanta relevancia. El domingo lo tuvieron por el momento en que se produjeron y por cómo iba el resultado. Si sirve para que el equipo siga metido en la lucha y ganar, pues bienvenido sea y todos contentos.

Tuvo una mala caída en el primer tiempo y la subida del gemelo al final. ¿Cómo se encuentra?

La caída del primer tiempo no fue nada. Al final del partido sí que había notado que se me subía un poco el gemelo y se me volvió a subir en un salto. Sirvió un poco para parar el partido y perder algo de tiempo, pero tuvieron que tratarme.

Empezó a decidir al final del primer tiempo con una parada al tiro de Arias ...

Son momentos puntuales. Sirven para estar metidos en el partido. Luego, en una jugada que no esperábamos metemos un gol y nos llevamos los puntos. Igual otro día haces alguna con el marcador a favor y no tiene trascendencia. Trabajamos para intentar solventar estas situaciones.

Los tiros de Badin y Adrián y sus paradones, vinieron precedidos de faltas sobre los riojanos. ¿Cómo los vio?

Lo hemos hablado. Las dos jugadas venían de una falta previa. El criterio del árbitro fue dispar en algunos momentos. Decidió no pitar esas faltas y fueron dos situaciones que pudieron acabar en gol.

Amoldarse a todo

¿Hizo daño al equipo el mal estado del campo?

No estaba en buenas condiciones. Lo vi en el calentamiento. Al salir les dije a los centrales que tuvieran cuidado con las cesiones, porque había sitios en que el balón botaba mal y había que estar muy atentos. Con la gente que tenemos, que gustan de jugar a ras de suelo, no favorecía el hacerlo. Al final nos tenemos que amoldar a todo, ya sea en casa o fuera. Quizás no fue el mejor partido de la temporada, pero había que sacar los tres puntos y lo hicimos.

El Avilés fue un difícil rival...

Fue lo que se esperaba. Ya fue complicado en casa y les conseguimos ganar. En Las Gaunas vinieron a defender bien, intentar pillar alguna contra y aprovechar alguna jugada a balón parado. Los equipos vienen a Las Gaunas a defender y a meterse atrás. Aprovechamos la ocasión que tuvimos para abrir la lata y con eso fue suficiente

Hoy es el héroe. Mañana puede ser el villano. ¿Cómo lo ve?

Ni ahora soy el mejor del mundo ni cuando las cosas no han ido bien era el peor. Trabajamos para intentar estar lo mejor posible cada semana y hacer las cosas bien. Este fin de semana ha salido así y hay que trabajar para que en Burgos vuelva a salir igual o mejor.

¿Pierde el equipo credibilidad fuera de casa?

Los números así lo pueden decir, pero ahora quedan diez finales y ésta la que tenemos esta semana en Burgos. Hay que ir a intentar ganar sabiendo que va a ser un partido muy complicado. Todos los rivales te lo ponen muy difícil y nosotros hemos tener la solvencia que estamos teniendo en casa, que es donde estamos sacando adelante los encuentros e intentar transmitirlo a los partidos de fuera de casa. Trabajaremos durante la semana para ello.