Cuando más duele

Vanesa Santana trata de pasar el balón rodeada por dos oponentes. :: /La Liga
Vanesa Santana trata de pasar el balón rodeada por dos oponentes. :: / La Liga

El EDF se sitúa colista tras caer ante el Athletic en el tiempo añadido

Iñaki García
IÑAKI GARCÍALogroño

Todas las derrotas hacen mella, pero hay algunas que, por la forma en la que llegan, resultan más dolorosas que otras. La de ayer frente al Athletic de Bilbao supuso un duro golpe para el EDF Logroño, ya que las riojanas habían hecho lo más difícil (igualar dos goles en contra) y se quedaron sin botín cuando ya no podían reaccionar: en el último instante del tiempo añadido.

El partido se planteaba como un estreno complicado para Chechu Martínez en el banquillo riojano. Llegaba contra un rival que en su feudo sólo se había visto superado por el Barcelona y el Atlético de Madrid y, para la ocasión, el técnico apostó por dar entrada en el once a jugadoras que no habían contado demasiado para Héctor Blanco. Ámbar Soruco y Lucía fueron de la partida en la defensa, desplazando a Dorine al lateral izquierdo y adelantando la posición de Lorena Valderas, Silvia entró en el centro del campo en detrimento de Claire, que no jugó ni un minuto, y Judith apareció por la banda.

En el primer tiempo, para su desgracia, ni las novedades en el once ni las jugadoras consolidadas en él, pudieron mostrar su virtudes porque el EDF se vio superado por el Athletic desde el primer minuto. Y no es una manera de hablar, ya que las vizcaínas ya estaban por delante en el marcador a los 40 segundos de juego gracias a un gol de Lucía García.

La artillera local empezó entonces a demostrar que iba a ser una tortura para la zaga logroñesa. Sólo las intervenciones de Andrea a disparos de la delantera y de Leia evitaron que el 2-0 subiera al marcador antes de lo que lo hizo, que fue en el minuto 30. Lucía García, en posición dudosa, tocó lo justo un disparo de Erika y el balón acabó en la red. Ese tanto hacía justicia a lo visto sobre el campo, ya que el EDF Logroño sólo pudo poner en dificultades a sus oponentes con un par de arrancadas de Banda sin remate y las vizcaínas, por el contrario, pudieron anotar algún gol más. Reclamaron incluso un penalti que parecía claro, de Andrea sobre García, que la colegiada no señaló.

Tras lo visto en el primer acto, parecía difícil que el EDF pudiera aspirar a puntuar pero en la segunda parte todo cambió. Ya desde el comienzo se vio a las riojanas más intensas y fruto de esa mejoría el partido entró en una fase de descontrol y de goles. Anotó primero Dorine a la salida de un saque de esquina, respondió al minuto Lucía García con su tercer gol y cerró esa dinámica Ana Tejada al rematar una falta lateral botada por Silvia. El resultado de esa locura era un marcador ajustado (3-2) y un EDF metido de lleno en el partido.

Con esa mínima ventaja, el Athletic empezó a desesperarse, tanto por ver que el partido se le podía escapar como con la colegiada, sobre todo después de que le anulara un gol a Nekane. Así, lo que parecía imposible para las de Martínez al descanso se comenzaba a ver como una opción cercana.

Para buscar el deseado empate, Martínez metió en el campo a Fatou, Saray e Irene y un disparo de esta última fue repelido claramente con la mano por Garazi. Penalti y gol de Jade. La igualada era una realidad y sólo restaban seis minutos para el final del tiempo reglamentario.

En ese escaso tiempo, las locales rozaron el gol en una jugada en la que Ámbar sacó el balón bajo palos, acercando así al EDF al punto que hasta ese momento tenía en su poder. Es más, con el empate en el electrónico se llegó al 90 y entonces la colegiada dio tres minutos de añadido. Buena parte de ellos se perdieron con la atención a Ana Tejada, quien tuvo que dejar con molestias el campo. El Athletic aprovechó esa superioridad para colgar un último balón al área, que Dorine no acertó a despejar. El esférico le cayó a Azkona para hacer el 4-3 final y la local dejó sin tiempo de reacción a sus rivales. No hubo premio para un EDF que, tras los resultados de ayer, se queda colista de la Liga Iberdrola.

Más