Los hinchas iberoamericanos, los más visibles en el Mundial de Rusia

Aficionados mexicanos en la Plaza Roja de Moscú./Lavandeira Jr. (Efe)
Aficionados mexicanos en la Plaza Roja de Moscú. / Lavandeira Jr. (Efe)

Brasil, Colombia, México, Argentina y Perú están entre los siete primeros países en adquisición de entradas para el torneo

RAFAEL MAÑUECOMoscú Corresponsal

Peruanos, argentinos y, sobre todo, mexicanos son los hinchas más visibles en las calles de las 11 ciudades en donde desde el pasado jueves se disputa la Copa del Mundo de Rusia. Este domingo Moscú fue una verdadera 'marea verde' de aficionados llegados de México. Su selección jugó su primer partido en el campeonato y lo hizo ante Alemania, la actual campeona mundial, con una memorable victoria. Brutal apoteosis festiva después por las calles de la capital rusa.

El sábado, Moscú estuvo inundada de otro gran aluvión de entusiastas, los de la selección albiceleste, pero con un humor bien distinto. Argentina no pudo pasar del empate ante una rocosa y disciplinada Islandia, cuyos seguidores llenaron el estadio del Spartak de cascos vikingos hechos de plástico. Al terminar el encuentro, los argentinos se dividían en dos grupos: unos se subieron a un autobús gratuito con destino al aeropuerto de Sheremétievo y otros tomaron asiento en otro 'shuttle', también fletado por la FIFA, para acercar a los deprimidos aficionados hasta el centro de la ciudad.

Caras tristes, decepcionadas por la actuación de Messi y demacradas por la falta de sueño. «Es que aquí amanece a las tres de la mañana». comentaba uno de los que viajaban en el autobús. Pero no es esa la única causa de que duerman poco. Para evitar pagar los altos precios de los hoteles en las ciudades sedes, los espectadores foráneos del Mundial se ven obligados a establecer sus bases en localidades más asequibles para saltar desde allí a los escenarios del campeonato. El ajuste de los horarios de trenes y aviones y los largos recorridos dentro de Rusia hacen inevitable las llegadas intempestivas a los destinos señalados.

La publicación económica rusa RBK, que cita información de la FIFA actualizada al 4 de junio, sitúa a los rusos, los anfitriones del torneo, como los primeros acaparadores de entradas para los partidos, 872.600 sobre un total de casi dos millones y medio.

Entre los extranjeros, los estadounidenses, cuya selección no juega en el actual Mundial, fueron los primeros en adquisición de billetes con 88.825. Les siguen Brasil y Colombia, cuyo aficionados compraron 72.512 y 65.234 boletos respectivamente. Entre los diez primeros países están también Alemania (62.541), México (60.302), Argentina (54.031), Perú (43.583), China (40.251) , Australia (36.359) y Gran Bretaña (32.400).

Los peruanos están en el 'top' de países con más boletos adquiridos, pero no son ni con mucho los que más. Sin embargo, tal vez sean, junto con los mexicanos, los que más se hacen notar. Moscú lo han inundado desde el primer día del campeonato y solamente a partir del viernes, cuando el grueso tuvo que viajar a Saransk para animar el sábado a los suyos frente a Dinamarca, se vio en la capital ruso menos colorido blanquirrojo.

En Moscú hay una importante comunidad peruana, constituida por trabajadores y estudiantes, a los que se han unido otros compatriotas llegados de distintos países europeos, España incluida. La facilidad para entrar en Rusia sin visado, mediante la tarjeta FAN ID, ha propiciado el flujo.

Los brasileños con sus sambas callejeras también contribuyen a dar mucho colorido y ambiente festivo. Pero ayer tocaba México. Varias horas antes del comienzo del partido contra Alemania el complejo deportivo de Luzhnikí y los bellos parques de alrededor se llenaron de sombreros mexicanos, atavíos verdiblancos y alguna que otra banda de mariachis. Por la tarde, tras la victoria ante Alemania, el escenario de los festejos fue la Plaza Roja y aledaños, completamente tomados por los aficionados de México.

Ahora ya están pensando en el próximo partido contra Corea del Sur, el próximo 23 de junio en Rostov del Don y creen que ganará su selección. No es frecuente oír hablar en español en Moscú tanto como ahora. Y ello gracias a las decenas de miles de hinchas llegados desde el otro lado del charco. Los rusos y rusas que estudian el español han hallado una forma ideal de mejorar su nivel con la práctica directa.

 

Fotos

Vídeos