Hervé Renard: «Estamos listos para luchar como leones por el honor de Marruecos»

Renard, durante el entrenamiento de Marruecos./AFP
Renard, durante el entrenamiento de Marruecos. / AFP

El seleccionador no oculta que «lo más difícil es jugar este partido sabiendo que después haces la maleta para volver a casa»

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENEnviado especial a Kaliningrado

Hervé Renard atendió a la prensa y pidió orden. Igual que había hecho unos pocos minutos antes en el Hotel Mercure de Kaliningrado, donde se habían agolpado cientos de hinchas marroquíes, de los 12.000 que están en la ciudad. Algunos de ellos lograron pasar la seguridad pasa solicitar selfies con el seleccionador francés de Marruecos. Renard, conocido por su superstición y que se pone una camiseta blanca desde que condujo a Zambia a una sorpresiva victoria en la Copa de África de Naciones en 2012, mantuvo la calma, durante cinco minutos y ayudado de la seguridad (también había militares por si el asunto se desmadraba) se hizo foto con todos lo que estaban allí, que le rodearon de manera masiva, para ver sus ídolos, entre ellos el técnico, pese a la eliminación prematura antes de que fueran desalojados por la megafonía del hotel.

Renard comprobó la pasión de los hinchas en Rusia, a pesar de que Marruecos perdió sus dos primeros partidos tras 20 años de ausencia en un Copa del Mundo de manera «injusta», ya que considera que los suyos tuvieron «profundidad y velocidad» y aunque perdieron ante Portugal e Irán por la mínima en ambos partidos se mostraron superiores al rival en muchos momentos de ambos encuentros. «Cuando se estudia el partido ante Portugal, todas las jugadas, es una injusticia total. En el gol marcado hay una falta enorme de Pepe en el primer palo, ¿por qué no se vio? Y luego hay una mano clara de Pepe, que pasó igual que en el caso de Australia, que le llevó a un empate ante Dinamarca. En nuestro caso fue olvidada. Fue involuntaria en un encuentro y no en otro. Hay otro penalti a Boutaib y nadie reaccionó entre los árbitros. Es una injusticia si estudiamos la calidad del partido que jugamos y lo que han entregado mis chavales. Jugábamos contra el campeón de Europa y salimos de ese partido con un enorme orgullo a pesar de haber perdido», afirmó.

En esa línea de asuntos arbitrales apareció el nombre de Diego Costa y le insistieron si el punta del Atlético es «un provocador» sobre el campo. «Claro que tenemos que tener cuidado con este jugador. Pero también es un jugador excelente, un futbolista de primer nivel. Lo primero es controlarle sobre el campo, lo otro lo ponemos en manos de los árbitros», dijo sin querer polemizar.

Posibles cambios en el once

El partido final es, según Renard, «contra un rival de enorme calidad. Será difícil para nosotros por la situación en la que nos vayamos. No voy a escurrir el bulto, lo diré a las claras: para nosotros es una injusticia estar eliminados antes de este tercer partido. Pero hay que aceptar la realidad y salvar nuestro honor porque hoy por hoy es lo único que podemos salvar», lamentó. Y es que no oculta lo difícil que es para él motivar al grupo tras lo sucedido en las dos primeras jornadas. «Lo más difícil es jugar este partido sabiendo que después haces la maleta para volver a casa (sin pasar por el campo base de Voronezh donde han estado estos días). Cuando no se llega a la altura es más fácil de aceptar, pero, como ya he dicho, tenemos que ser grandes profesionales porque nos enfrentamos a un equipo que si no estamos al 100% psicológicamente va a ser muy difícil. Tenemos que esforzarnos y encontrar parámetros que nos permitan agarrarnos a lo que podamos», deseó.

Renard no quiso anunciar si dará minutos a futbolistas que aún no han jugado por el momento. «Preparé el partido como otro. Mi trabajo no es dar gusto, me pagan para poderle complicar la vida a España y hacer que el pueblo marroquí este aún más orgulloso de nosotros. En particular a los que acudirán al estadio y los que nos van a seguir en todo el mundo. Tengo esta responsabilidad y tengo que asumirla de la mejor manera posible», dijo antes de hablar de la salud de un conocido de la Liga: Amrabat. «Físicamente está bien. El resto lo veremos mañana. Esperemos que todo el mundo tenga la misma actitud psicológica que ante Portugal. Hay que estar ahí. Espero que lo que hemos sufrido nos motive aún más. Cuento mucho con ese espíritu. Amrabat si hay que decirle que hay que luchar para él no es un problema. Siempre entrega todo por y para su país. Estará presente contra España».

No cree Renard que la eliminación haya sido un problema del acierto de sus delanteros, de que haya poco gol en el grupo marroquí: «Es fácil decir que no tenemos delanteros. Hay delanteros, pero para que un equipo sea eficaz hay que jugar de forma colectiva. No hemos sido eficaces como grupo, no vamos a señalar con el dedo a nadie, eso es trabajo de los periodistas. El grupo tiene una actitud excepcional. Llevamos un mes de preparación, después de dos partidos no tenemos ningún punto. Los críticos serán severos y los objetivos sacarán las lecciones objetivas», deseó.

Mismo plan a repetir

Por eso, consideró que si volviera a jugar otra vez la Copa del Mundo, no cambiaría «gran cosa. En el primero cuando no se puede ganar hay que tener cuidado de no perderlo. Y en el segundo qué quiere que le diga, Marruecos no puede luchar contra todo eso. Hemos dado una gran imagen y me siento orgulloso de haber sido el entrenador de este equipo en este Mundial, de la labor de construcción de un grupo nuevo durante dos años y medio porque se hizo poco a poco. Pusieron un empeño impresionante. Quedamos decepcionados porque no vinimos para quedarnos fuera en la fase de grupos y creo que lo hemos demostrado. Pero a título personal diré que no tuve éxito con mi misión», dijo con una media sonrisa.

Y se marchó insistiendo en que este partido es para salvar el «honor todos juntos», como viene avisando desde el sábado, así lo tuiteó en sus redes sociales, y sin duda así lo intentarán antes de regresar directamente el martes en un vuelo a Casablanca.