El reencuentro con el honor en juego

Bélgica e Inglaterra se juegan el 'bronce' 16 días después de enfrentarse en la fase de grupos con los ojos en los delanteros y en la portería

JAVIER VARELA

«El partido por el tercer puesto es una completa estupidez». Una leyenda del fútbol inglés como Alan Shearer criticaba la final de consolación del Mundial de Rusia que disputarán esta tarde Inglaterra y Bélgica en San Petersburgo (16.00 horas, Telecinco). Será el único partido que se repita en este Mundial porque las dos selecciones que cayeron en semifinales se volverán a ver las caras 16 días de que se enfrentaran en la fase de grupos.

Si entonces el duelo decidió quién era primero del Grupo G, ahora el objetivo será terminar tercero, un éxito para los 'diablos rojos' porque significaría la mejor clasificación de su historia en un Mundial; y también para los 'Pross', que no llegaban a semifinales desde Italia 1990.

Courtois, Alderweireld, Kompany, Vertonghen, Meunier, Witsel, Fellaini, De Bruyne, Chadli, Eden Hazard y Lukaku.
Pickford, Alexander-Arnold, Maguire, Stones, Cahill, Rose, Alli, Dier, Lingard, Rashford y Kane.
Árbitro
Alireza Faghani (Irán).
Hora, estadio y TV
16.00 horas. San Petersburgo Stadium. Telecinco.

Pero una vez que el balón comience sólo tendrán la meta de ganar. Aquel día en Kaliningrado tanto Gareth Southgate como Roberto Martínez pusieron a jugadores poco habituales y el triunfo cayó del lado belga gracias a un gol de Januzaj. Los 'diablos rojos' volverán a apostar por la solidez defensiva liderada por Courtois y el juego ofensivo bajo la batuta de Hazard y De Bruyne.

Roberto Martínez, que sólo ha perdido dos de los 26 partidos que ha disputado Bélgica -el debut ante España y el último frente a Francia-, sale reforzado del Mundial y con la idea de marcharse de Rusia con el buen sabor de boca de la victoria. «El partido por la tercera plaza no es una pérdida de tiempo, es un encuentro que queremos jugar y queremos hacer historia con una tercera plaza», advirtió Meunier.

Una mentalidad ganadora que se repite en sus rivales. «Nos debemos a nosotros mismos y a los aficionados terminar bien y existe la posibilidad de una medalla, no todos tienen esa posibilidad en la vida», confesó Southgate. El técnico cuenta con varias dudas porque la derrota ante Croacia en la prórroga dejó secuelas físicas en Trippier, Henderson y Walker.

 

Fotos

Vídeos