OCTAVOS DE FINAL

Mbappé aniquila a Argentina

Giroud abraza a Mbappé, rodeado del resto de futbolistas de Francia. :: reuters/
Giroud abraza a Mbappé, rodeado del resto de futbolistas de Francia. :: reuters

El futbolista del PSG ofrece una lección de fútbol y potencia para destrozar a una albiceleste con Messi desaparecido y sin argumentos defensivos

JUANMA MALLO

Kylian Mbappé. 19 años. El segundo futbolista más caro de la historia. Y ya un héroe para una Francia que ayer se metió en cuartos de final. El atacante de Bondy aniquiló a Argentina, con su velocidad, con su potencia, y con su clase y su olfato goleador. Sería exagerado decir que él solo se bastó para tumbar a la selección de un Messi que nunca ganará un Mundial. Un ciclón le arrasó al culé. Cambio de régimen en el fútbol internacional.

4 FRANCIA

3 ARGENTINA

Francia:
Lloris, Pavard, Varane, Umtiti, Lucas Hernández; Kanté, Pogba, Matuidi (Tolisso, m.75); Mbappé (Thauvin, m.88), Griezmann (Fékir, m.83) y Giroud.
Argentina:
Armani; Mercado, Otamendi, Rojo (Fazio, m.46), Tagliafico; Mascherano, Enzo Pérez (Agüero, m.65), Banega; Di María, Pavón (Meza, m.75) y Messi.
Goles:
1-0, m.13: Griezmann (p). 1-1, m.41: Di María. 1-2, m.48. Mercado. 2-2, m.57: Pavard. 3-2, m.64: Mbappé. 4-2, m.68: Mbappé. 4-3, m.93: Agüero.

Nació torcido el campeonato ruso para el ayer desaparecido '10' y sus compañeros, sin un patrón y sin una forma clara de afrontar los encuentros, pero ganaron la primera final frente a Nigeria. Ayer no lo lograron. Pese a que estuvieron por delante en el marcador nueve minutos (del 48 al 57), el expreso Mbappé se comió a la ultraexcitada pero enclenque zaga argentina y la embarcó de vuelta a Buenos Aires. Estuvo gris Griezmann, pero el futbolista del PSG se vistió de líder, pidió paso en un encuentro con mucha más emoción, un punto de locura, que fútbol -la puso también a falta de dos minutos Agüero con el 4-3- que bien podía haber sido una final de cualquier otra Copa del Mundo. El atacante llama a la puerta de ese grupo que aspira a ocupar el trono de Messi y Cristiano. De hecho, es el segundo jugador más joven en firmar un doblete en las eliminatorias de un Mundial por detrás de Pelé. Gran futuro.

Deschamps confió en la tropa que selló el pase a octavos en dos partidos. Recuperó a Lloris, Pavard, Umtiti y Mbappé, entre otros, y montó un centro del campo potente, con Kanté, Pogba y Matuidi. Sampaoli, de nuevo con el chándal igual que en el milagroso triunfo frente a Nigeria -no sirvió-, dejó a Messi de referencia ofensiva, sin 'Kun' ni Higuaín. Atrás, el equipo habitual, y en el centro del campo insistió con Mascherano, que ejerce de 'jefecito' mental y anímico pero no futbolístico, y Banega, muy lejos de la lección ofrecida por momentos contra los africanos.

El aviso de Umtiti a Messi

Nació el encuentro en Kazan con una falta de Umtiti a Messi, una manera del central de marcar territorio sobre un compañero culé que hibernó; sin ningún tipo de incidencia -sí dejó una bonita jugada con el 4-2-, como si esa advertencia del francés le hubiera afectado, igual que la vigilancia de Kanté. Estuvo bien plantada Argentina. Por cierto, trató Mascherano de imitar a su excompañero en el Barça y lanzó un aviso en forma de infracción a Mbappé en la frontal del área. No sirvió de nada. Quizá le estimuló. Les pasó por encima el hombre de los 180 millones. Esa falta derivó en la primera oportunidad para Francia. Griezmann lanzó el balón al larguero. Armani ni la olió, vamos como le hubiera ocurrido a Caballero. Primer aviso, primer susto, que se convirtió en gol poco después.

El internacional del PSG, el hombre que el pasado verano iba a aterrizar en Madrid pero se quedó en París, cogió la pelota en su campo y, potencia pura, recorrió 60 metros hasta que Rojo, el héroe hace cuatro días para la albiceleste, le derribó en una acción que arrancó fuera del área y acabó dentro. ¡Vaya carrerón! No erró Griezmann en la pena máxima.

Tenía ganas Mbappé, letal con espacios. Seis minutos más tarde, en el 19, volvió a arrancar el motor, para ganar en velocidad a tres defensas argentinos, pasivos totalmente, embolsarse un pase vertical de Pogba y sufrir una tarascada de Tagliafico, justo al borde del área. Estaba en racha el francés. En 20 minutos ya anunció lo que se vería después. Sufría, de todos modos, Argentina la 'ausencia' de Banega y de Messi. Y surgió Di María, en un tremendo error de marcaje de los galos. Solo, en la frontal del área, se sacó un zurdazo que sorprendió a Lloris, a la zaga de Francia y levantó de sus asientos a todos los aficionados argentinos, unos 25.000.

El rebote de Mercado

Nada más regresar del descanso, Mercado adelantó a Argentina. Un tiro de Messi pegó de rebote en el lateral derecho. ¿Se encerrará la albiceleste? En nuevo minutos Pavard despejó la duda con un voleón. ¡Vaya golpeo! Y siete minutos más tarde, Lucas centró desde la izquierda, la pegó mal Matuidi, pero el rechace le llegó a Mbappé, que controló con una pierna para destrozar al defensa y golear con la otra. 3-2. Y, sin tiempo que perder, el cuarto. De la gacela gala. Una jugada de pizarra: tocó y tocó Francia desde su campo, hasta que Giroud le pasó al 'dios' de la tarde y sentenció. Lo intentó, Argentina, pero no recortó distancias hasta el 92. Sin tiempo. Se va a casa. El volcán albiceleste de las críticas ya ha surgido: recibe Messi, Mascherano... Mientras tanto, Francia ríe y Mbappé se coronó en Kazan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos