GRUPO B

Masoud regatea hablar del veto a la mujer en el fútbol

Masoud y el colegiado Cakir en el Irán-Marruecos. :: reuters/
Masoud y el colegiado Cakir en el Irán-Marruecos. :: reuters

El exjugador de Osasuna evitó pronunciarse sobre la presencia femenina en las gradas durante el Mundial, algo prohibido en Irán

R. ERRASTI

Kazán. El iraní Masoud Shojaei dejó un buen recuerdo en España, cuando jugaba en Osasuna, por su capacidad para inventar regates de fantasía. «Estoy contentísimo de poder jugar aquí. Venir a un Mundial es el sueño de cualquier jugador. No todos tienen esta oportunidad. Es la experiencia más maravillosa que cualquier futbolista pueda soñar», reconoció ante los medios de comunicación en Kazán.

Los aficionados de Osasuna aún se emocionan con un regate a Pablo Ibáñez previo a un golazo que hizo en el Calderón para lograr aquella victoria de los rojillos por 2-4 en abril de 2009 de la mano de José Antonio Camacho. «Los iraníes jugamos un fútbol muy unido, viene de nuestra cultura. Somos una nación, una familia. Es algo que hemos demostrado en muchas ocasiones. Cuando las cosas son difíciles nos unimos aún más y conseguimos resultados mejores», subrayó el veterano delantero.

En Pamplona hizo amigos, aprendió castellano y se acostumbró a ver mujeres en los estadios. Algo que no está permitido en su país. Por eso, y ante la prohibición de asistir en suelo persa a partidos de fútbol (sucede desde 1980 tras la revolución islámica), mujeres iraníes viajan a Rusia para reivindicarse aprovechando el escaparate que es la Copa del Mundo. Las federaciones internacionales no entran a debatir las reglas del país asiático.

Cuando al '7' de Irán le preguntaron en español por ese asunto no necesitó traductor. Esperó a que respondiese Carlos Queiroz y optó por contestar en farsi, ya que se sentía mucho más cómodo. «Gracias por su pregunta», dijo con buena cara. «Al principio (en la primera de sus tres respuestas sobre el partido) he dicho que somos una familia, una nación. Va a jugar una nación. Y esto no está vacío de sentido. Lo hemos demostrado. Si estamos aquí y queremos hablar de esto no estaríamos respetando la competición. Nuestros problemas deben resolverse dentro de la familia y creo que debemos hablar en otro contexto», defendió antes de saltar al Kazan Arena para ejercitarse.

En esas mismas gradas, que estaban vacías al ser una sesión abierta sólo quince minutos al público, hoy habrá muchas mujeres: rusas, iraníes y también españolas. Curiosamente, esta polémica coincide en el tiempo con la invitación cursada por parte de la Federación Española de Fútbol a la selección absoluta femenina.

Las componentes del equipo lo consideran un premio tras lograr la clasificación para el Mundial de Francia del próximo año hace tan sólo unas semanas. Es un reconocimiento al trabajo del grupo que comanda Jorge Vilda, seleccionador y director técnico del equipo femenino, que, hasta el momento, sigue invicto en la fase de clasificación para la cita mundialista, y es otro guiño de Luis Rubiales, presidente de la Federación, al fútbol femenino,uno de los puntos fuertes de su recién iniciado mandato al frente del organismo.

Finalmente son doce las jugadoras que se han desplazado junto a los citados Vilda, Rubiales y los vicepresidentes Rafa del Amo, encargado de la parcela de fútbol femenino, y Ana Muñoz, responsable de integridad. En las gradas habrá un buen número de mujeres.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos