GRUPO E

Kolarov resuelve con una maravilla

Kolarov celebra la victoria de Serbia ante Costa Rica. ::  EMMANUEL DUNAN / afp/
Kolarov celebra la victoria de Serbia ante Costa Rica. :: EMMANUEL DUNAN / afp

Serbia derrota a Costa Rica con un golazo de falta de su capitán e insinúa que es un equipo a tener en cuenta en este Mundial

ROBERT BASIC

Una pequeña obra de arte de Aleksandar Kolarov permitió ayer a Serbia reventar el búnker de Costa Rica y sumar los tres puntos que pueden valer su peso en oro. El capitán de las águilas blancas canjeó un libre directo por un señor gol e hizo justicia sobre lo que se vio en la hierba del Samara Arena, donde los balcánicos firmaron un encuentro muy serio y en el que perdonaron en exceso a los 'ticos', sostenidos sobre todo por un gran Keylor Navas. Los serbios hicieron los deberes en su debut e insinuaron que se trata de un equipo al que hay que tener en cuenta en este Mundial. Sufrieron al final, pero solo porque no supieron cerrar antes el choque y hasta tuvieron que estar pendientes del VAR en el minuto 97. Tras la consulta con la pantalla no hubo roja directa para Prijovic.

0 COSTA RICA

1 SERBIA

Costa Rica
Keylor Navas, Gamboa, Acosta, González, Duarte, Calvo, Venegas (Bolaños, min. 60), Guzmán (Colindres, min. 73), Borges, Bryan Ruiz y Ureña (Campbell, min. 67).
Serbia
Stojkovic, Ivanovic, Kolarov, Tosic, Milenkovic, Milivojevic, Ljajic (Kostic, min. 70), Matic, Milinkovic-Savic, Tadic (Rukavina, min. 83) y Mitrovic (Prijovic, min. 90).
Goles
0-1: min, 56: Kolarov.
Árbitro
Melang Diedhiou (SEN). Amarillas a Calvo, Guzmán, Ivanovic y Prijovic.
Incidencias
Samara Arena, ante 41.970 espectadores.

Serbia salió a comerse a Costa Rica y los ticos casi le rompen los dientes a cabezazos. Sobre todo el central González, quien en el minuto tres conectó un testarazo atrapado por Stojkovic y poco después perdonó la vida a las águilas blancas. A la salida de un córner, el defensa se quedó solo en el área pequeña y de forma incomprensible envió el balón por encima del larguero.

Eran dos avisos que estremecieron a los europeos, que a partir de ahí recuperaron el control del choque y dominaron a su rival con rigor y solvencia. Es verdad que sin crear claras ocasiones claras de gol, pero los serbios metieron atrás a una selección que ya de por sí compareció con un dibujo defensivo. Una zaga de cinco hombres y un centro del campo poblado de destructores, en el que solo aportaba gotas de calidad Bryan Ruiz, dejaban aislado arriba a Ureña, quien hacía lo que podía en la tierra minada. Aún así, los costarricenses lograron aproximarse unas cuantas veces y probar fortuna desde lejos.

Pero era Serbia la que llevaba la batuta y vestía de frac y pajarita. La selección de Mladen Krstajic atesora mucha calidad en sus filas en las que sobresale la figura de un fabuloso Sergej Milinkovic-Savic. Este chaval de apenas 23 años, centrocampista de la Lazio, es un diamante al que solo hace falta pulir un poco para que brille intenso y cegador. Tiene muchísima calidad y clase y una plasticidad impropia de sus 1,92 metros. No hace falta mirar a una bola de cristal para saber que en menos que canta un gallo alguien pondrá 100 millones o más por este chaval. En la recta final de la primera parte dibujó una chilena que sacó con apuros Keylor Navas.

El juez de línea señaló un fuera de juego inexistente, que en el caso del gol hubiese sido rectificado por el VAR. Antes también dejó muchos detalles interesantes sobre el césped del Samara Arena, al igual que un inspiradísimo Tadic, quien era una pesadilla en el extremo derecho y volvió loco a Calvo. Hubo oportunidades en ambos bandos, pero al descanso se llegó con el marcador a cero.

Serbia salió como un vendaval en la reanudación y empequeñeció aún más a Costa Rica. Milinkovic-Savic se inventó un pase de dibujos animados y dejó solo a Mitrovic ante Keylor Navas. El delantero del Fulham telegrafió el remate y el portero salvó lo que en la grada ya se celebraba como el 0-1. Maldijo su mala suerte el punta, quien poco después sacó una buena falta de la que dio buena cuenta Kolarov.

El capitán marcó un auténtico golazo de un libre directo que merece la pena buscarlo en YouTube. Las águilas blancas tenían el partido donde querían y los ticos no lograban cargar de dinamita su pobre ataque. Los serbios cometieron el error de echarse atrás a raíz del gol y pasaron por algún apuro, pero en seguida recuperaron el control. Incluso pudieron ampliar la ventaja.

 

Fotos

Vídeos